English Electric English Electric

Álbumes

OMD OMDEnglish Electric

7.6 / 10

Tres años después de volver a la vida con “History Of Modern”, y después de que la banda estuviera inactiva en el estudio desde 1996, OMD vuelven con un nuevo trabajo donde han prescindido de esos retazos new wave que podían encontrarse, por ejemplo, en “New Babies: New Toys”. En este “English Electric” que nos ocupa han vuelto a tirar en exclusividad de sintetizadores, secuenciadores y toda la artimaña electrónica que en los ochenta les convirtió en un emblema del synth-pop más sentido y melodramático, por lo que debería interpretarse (ahora sí) este álbum como el auténtico comeback a sus primeros años de carrera (es sintomático que justo este año también se haya publicado un directo en el que tocan entero el mítico “Architecture & Morality”, el álbum de 1981 que incluía “Joan of Arc”). Por mucho que quieran maquillar el largo con una coartada conceptual que especula acerca de nuestro fúnebre futuro (ahí están los interludios en boca de Laurie Anderson), lo mejor de esta colección de temas acontece cuando comprobamos que Andy McCluskey mantiene intacta sus cuerdas vocales aun habiendo superado la mitad de siglo. Pacto con el diablo.

Tan inspirados como en su anterior largo, OMD nos demuestran que han sabido envejecer con maestría siendo fieles a sus intachables raíces y sin necesidad de bajarse los pantalones ante nadie o nada. Ahí están “Metroland”, que tiene el mismo punteo de sintetizador que el “Europe Endless” de Kraftwerk, o “Helen Of Troy” (un dignísimo spin-off de la citada “Joan Of Arc”), para poner de manifiesto que ellos están por encima de las modas o las tendencias más punteras del pop sintético y prefieren autorreferenciar su etapa dorada. O también “Kissing The Machine”, una pieza escrita por McCluskey junto al ex Kraftwerk (otra vez, sí) Karl Bartos, que casa perfectamente el sensible imaginario de nubes rosas de OMD y las pulsaciones electrónicas de los de Düsseldorf (en 1993 se quedó fuera de “Esperanto”, el primer álbum de aquellos Elektric Music formados por el propio Bartos junto a Lothar Manteuffel de Rheingold).

Aunque no piensen que a lo largo de los minutos sólo encontramos ñoñerías pop, ya que casi al final nos topamos con esa sorpresa titulada “Dresden” que, fiel a sus hits ochenteros más bailables, debería estar predestinada a revalorizarse con un buen puñado de esos remezcladores que siempre les han rendido adoración, aun no estando en su mejor momento. Clase, saber estar y un envidiable espíritu digno de Peter Pan con el que quieren esquivar la vejez. OMD han aprendido la lección de que sólo ellos pueden sonar como OMD.

Escúchalo en GooglePlay

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar