No Elephants No Elephants

Álbumes

Lisa Germano Lisa GermanoNo Elephants

6.6 / 10

Lisa Germano pertenece a esa generación de cantautoras que surgió a mediados de los 90 y que se caracterizaban por mezclar melodías delicadas con unas letras propias de las riot grrrls, como Liz Phair o Kristin Hersh, y con influencias más que evidentes de Joni Mitchell. Es una de las voces menos conocidas de toda esa hornada, ciertamente, pero también de las más constantes: Germano lleva desde 1991 editando discos, sin prisa pero sin pausa, y aunque su mayor “éxito” hasta la fecha data de 1994 ( “Geek The Girl”), cierto es que con sus álbumes es difícil pinchar. Ahora edita “No Elephants”, su primer trabajo desde 2009 (últimamente parece que se ha apuntado a los trienios), que aunque no saldrá en formato físico hasta el próximo 12 de febrero ya se puede adquirir en formato digital.

Como era de esperar, “No Elephants” no contiene giros vitales sorprendentes ni cambios estilísticos arriesgados, aunque Lisa Germano sí que se atreve con pequeñas dosis de experimentación, como en los electrónicos e instrumentales “ Back To Earth” y “Dance Of The Bees”, que incluso incorpora “interferencias” telefónicas. También coquetea con los sintetizadores en “ Strange Bird”, donde prefiere aparcar el tradicional piano y opta por un sonido más sintético que no le va mal a su registro.

El resto del álbum gira en torno a esas coordenadas por las que Lisa Germano se mueve tan bien: contención, emoción a flor de piel, canciones estructuradas en torno al piano y poco dadas al artificio. Pese a la honestidad y crudeza de canciones como “ Haunted” o “ ...And So On”, y que recuerdan vagamente al último trabajo de Beth Orton, “No Elephants” no logra calar como los trabajos que firmó para 4AD ( “Slide”, “Happiness” y “Geek The girl”). Aunque seguimos ante un pop frágil que parece querer romperse en cada acorde, algo falla: Lisa Germano parece encorsetada en una fórmula que funciona, pero que parece haber tocado techo y en la que sólo queda la retroalimentación. Todo deja una sensación de déjà vu: pese a haber ido desnudándose de arreglos en sus últimos trabajos, las melodías se repiten y es imposible no caer en una monótona melancolía al escucharlo.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar