Echolocations EP Echolocations EP

Álbumes

Lone LoneEcholocations EP

7.5 / 10

Lone  Echolocations EP R&S RECORDS

En los últimos tiempos se ha hecho evidente que R&S ha ampliado horizontes en pos de una adaptación a los nuevos tiempos que se antoja indispensable para sobrevivir como sello. Una vez finiquitadas las re-ediciones de sus grandes clásicos, Renaat Vandepapeliere y Sabine Maes vieron claro que no tenía sentido intentar dar lecciones de autenticidad y mantenerse fieles a un tipo de sonido (el techno de ascendencia rave) que no pasa precisamente por su mejor momento. Corren tiempos estilísticamente revueltos y ellos han sabido interpretarlo. Así es como, en los dos últimos años, el sello belga ha auspiciado lanzamientos de sonido diverso, que van del clasicismo de Fabrice Lig al post-lo-que-sea de James Blake, del dubstep de Pariah al boogie-house astral de Space Dimension Controller. Sin embargo, con “Echolocations EP” de Lone parece que el círculo se cierra. Y es que, a diferencia del sello de Gante, Matt Cutler si vive anclado en 1992. Y nosotros, claro, se lo agradecemos eternamente.

En su último trabajo no escuchamos anda esencialmente distinto a lo ofrecido en el glorioso “Emerald Fantasy Tracks”, pero es que, diablos, tal y como acertadamente apuntaban desde Boomkat, parece que chico sangre MDMA. Y si, claro, uno ya sabe lo que se va a encontrar al poner el disco. Pero ¿quién puede negarse a revivir una y otra vez esa sensación de inexpugnable felicidad? “Coreshine Vodoo”, el track que abre el EP, empieza con sonidos de marimba (o similar) pero a la altura del segundo 45 ya se han topado con el clásico órgano rave que acaba envuelto en cascadas de snares repicantes y melodías perezosas que dibujan uno de esos edenes de plástico que tan bien factura el de Notingham. Y así, en una nube de colores refulgentes se van sucediendo unas composiciones que tienen muy claro lo que buscan. Ya sea con texturas acuosas y ambientes submarinos en su vertiente más deep ( “Explorers”, “Dolphin” ), mediante fogonazos de lisérgicas secuencias de regusto bleep (“Blossom Quarter”, “Rapid Racer”) o acercándose a Chicago ( “Approaching Rainbow”), corte a corte, el inglés da una lección de como, desde la voluntad retro, se puede llegar a conseguir un sonido personal e intransferible y encadenar temazo tras temazo por el camino sin bajar de una burbuja de dulce psicodelia.

El conjunto es un sólido pack que quizá suena un poco recurrente a oídos de los que ya compraron su aún reciente álbum previo, pero que igualmente satisfará a todo amante del sonido rave clásico. Cutler no quiere renovar nada, solo quiere hacer canciones hagan rebrotar el colocón y te hagan catapultarte de nuevo hacia la pista con los brazos levantados para abrazar a tu recién conocido mejor amigo. Y en eso, ya ha quedado más que claro que es un maestro. Al fin y al cabo, estamos hablando de alguien que tituló un disco “Ecstasy & Friends”.

Franc Sayol

Lone : Explorers Lone : Dolphin

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar