Echoes Of Silence Echoes Of Silence

Álbumes

The Weeknd The WeekndEchoes Of Silence

9 / 10

SELF-RELEASED

Si ha habido un género particularmente excepcional en 2011, éste ha sido el R&B. Las aportaciones de viejos conocidos como The-Dream, de menos viejos pero también conocidos como Drake y de soldados rasos como Frank Ocean o Jhene Aiko han propiciado una especie de reconocimiento y admiración, han infundado respeto por parte del público general. En otras palabras, escuchar R&B ya no es de mojabragas, ni de niñas fresa ni de alumnos adolescentes de escuelas de hip hop; ni tan siquiera de los cuatro románticos valientes que quedan por el mundo. El negocio está en plena forma y el mejor entrenador personal que ha tenido ha sido The Weeknd. El momento “House Of Balloons”, lo enigmático del proyecto por aquel entonces y lo curado de su estética prendió la mecha de la total y unánime admiración por parte de prensa, público y artisteo. La mecha siguió corriendo, con menos fuerza quizás, gracias a la segunda mixtape “Thursday”. Sin embargo, su partnership con Drake y el paulatino goteo de informaciones acerca de esta nueva estrella naciente han conseguido mantener el hype muy alto; tan alto como las posiciones que ha alcanzado Tasfaye en las listas de lo mejor del año.

Desde ahí, desde lo más alto de la cima del éxito y con todo un séquito de fieles postrados ante las exquisiteces que The Weeknd nos ha brindado en lo vocal y en lo musical, Abel Tesfaye ha disparado el tiro de gracia y ha colocado el último lado para acabar de conformar el majestuoso triángulo “House Of Balloons”/“Thursday”/“Echoes Of Silence”. Se trata de la base del triángulo, no cabe duda. “Echoes Of Silence” eleva un poquito las virtudes anteriormente expuestas, mientras que el autor se sumerge un poquito más profundo en su discurso. El factor sorpresa ya no es un aliado, y sin embargo esta mixtape atrapa a base de destapar, de desvelar y de desnudar lo poco que nos quedaba por ver. Nueve meses han pasado entre el primer trabajo y el último; nueve canciones en cada mixtape. Nótese la estudiada simetría entre los tres trabajos, los armoniosos cambios cromáticos en cada portada relacionados con el talante de cada pieza. ¿Casualidad? Ni de coña. Este hombre es el puto amo. O es masón. O ambas cosas.

Supongo que nos encontramos ante una persona excepcionalmente perfeccionista y meticulosa con los detalles, pese a tener la ridícula cifra de 22 años. La post producción y la estrategia comercial de los tres títulos pueden certificarlo. Y ¿qué sentido tiene crear una trilogía sin dejarse lo mejor para el final, sin su culmen enardecido en el último bofetón? Ninguno. Si bien aquí Tesfaye también habla de la vida loca, de borracheras de Hennessy, Patrol y Sizzurp, de niñas calientabraguetas que van de fiesta en fiesta agotando la confianza paternal, el relato de “Echoes Of Silence” deja entrever sentimientos más allá de lo sórdido de la nightlife. Para muestra, un temón: “XO / The Host”. La cara y la cruz de esa vida. La cara y la cruz del propio proyecto musical. Siete minutos que sintetizan qué es The Weeknd.

Para el que pueda acusar al sonido de repetitivo, “Echoes Of Silence” contiene unas cuantas rarezas o guiños. El primero es “D.D.”, versión de “Dirty Diana” de Michael Jackson. Una clase magistral de cómo versionar al Rey del Pop y salir más que airoso en el intento, además de un workshop de cómo dominar el falsete con vara de hierro. “Montreal”, pese a ser de las pistas más discretas de esta mixtape, es una gema de soulful pop en la que podemos escuchar a la garganta de terciopelo montándoselo en francés. “Initiation”, otro de los highlights de la mixtape, recicla los versos de “The Host” en clave rap a doble tempo. Los efectos vocales van transformando a Tesfaye de criatura celestial a secuestrador perturbado. Genial forma de plasmar mutaciones de la personalidad con una metáfora sonora. Cerrando los 45 minutos de “Echoes Of Silence” encontramos el tema homónimo. Una suerte de réquiem en las carnes de su creador, otra lección de falsetto, otra muestra de tormento emocional detrás de esa vida de estrella emergente, de joven al que la vida, aparentemente, le sonríe en numerosos aspectos. Una oda a la tortura emocional acompañada de piano, a la altura de “Everything Means Nothing To Me” de Elliott Smith, salvando las numerosas distancias pero ambas tan propicias a provocar el llanto torrencial.

Premié la cercanía y la calidez de Frank Ocean con “Nostalgia. Ultra”. Adoré el último álbum de Drake por colocarse en el punto exacto entre el R&B y el rap con una elegancia magistral. Sin embargo, todavía no había acabado de claudicar al embrujo de The Weeknd. Tesfaye, ahí tienes tu nueve. ¿Quién soy yo para romper tu masónica armonía?

Mónica Franco

The Weeknd - XO / The Host Descarga la mixtape: http://hulkshare.com/wyqfsf4ovgiz/ZpO3e2dAqv0p.zip

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

Virgen1

Historias

Ser virgen después de los 24 no es como te imaginas

Muerte a American Pie

leer más
mundo

Historias

Lo dejaron todo para viajar por el mundo... y acabaron limpiando lavabos

Chanel Cartell y Stevo Dirnberger dejaron sus puestos directivos para descubrir el mundo, y se han encontrado con la dura realidad.

leer más
lili

Historias

Ella fue la primera trans de la historia

En cines en enero de 2016

leer más
jamieoliver

Historias

Este cocinero pide que las bebidas azucaradas tengan los impuestos del tabaco

Jamie Oliver quiere que el gobierno británico imponga un impuesto sobre las bebidas azucaradas.

leer más
barbie

Ficciones

Barbie es una mamá poco convencional

Una historia trágica convertida en un bello cuento de amor.

leer más
Flappers

Historias

Si decides cuándo, cómo y con quién te diviertes, eres una flapper

Maquillaje, nariz empolvada, bailoteo, magreo y emojis

leer más
Marlboro Boys

Historias

Marlboro Boys: la vida de un fumador compulsivo de 5 años

La fotágrafa canadiense Michelle Siu documenta la plaga del tabaquismo entre la población infantil de Indonesia en su serie 'Marlboro Boys'.

leer más
Yungelita

Historias

Erotismo a golpe de peluches y lengüetazos

No es porno, son destellos de placer para el día a día.

leer más

cerrar
cerrar