Early Birds Early Birds

Álbumes

Múm MúmEarly Birds

7.4 / 10

A partir de “Summer Make Good” (Fat Cat, 2004) algo comenzó a ir mal en múm, y la banda, que había maravillado a los aficionados del pop con gusto por la fragilidad, inició en ese momento una cuesta abajo en la que, desde entonces, se cuentan dos discos casi anodinos, bastante decepcionantes y muy lejos de su momento de gloria –o sea, “Go Go Smear The Poison Ivy” (2007) y “Sing Along Songs You Don’t Know” (2009), francamente reiterativos y sin sorpresas, en contraposición a “Yesterday Was Dramatic, Today Is Ok” (2001) y “Finally We Are No One” (2002), las obras más redondas de lo que se dio en conocer como indietronics–. Hay quien opina que ese paso hacia atrás se produjo en el momento en el que las dos vocalistas e instrumentistas que se habían sumado al grupo en 2000, las gemelas Gyda y Kristin Anna Valtýsdóttir, se fueron del grupo para iniciar proyectos en solitario, y que sin ellas dejaba de existir ese encanto naïf, ese aura encantadora que tanto se identificaba con múm. Quizá sea verdad: en “Summer Make Good” ya no estaba Gyda, y al siguiente disco Kristin Anna también había emprendido su propio camino, dejando a Örvar Dóreyjarson Smárason y Gunnar Örn Tynes en el punto en el que empezaron.

Se tiene la impresión, errónea, de que múm comenzó como una formación completa con su álbum de 2001, con las gemelas integradas desde el principio, y no es cierto. Esta recopilación de material primerizo –fechado entre 1998 y 2000, mayoritariamente salido de cintas con maquetas, aunque hay temas sueltos editados en recopilaciones y bandas sonoras– viene a ser como un cierre del círculo para múm, pues completa la historia con los años de formación, cuando los jovencísimos Örvar y Gunnar, saliendo y volviendo a Reykjavík con frecuencia, iban haciendo música en lugares insospechados y con medios extraños –instrumentos de segunda mano, sampleados diversos, a salto de mata– para dar forma a un primer esbozo del sonido completo de múm en “Yesterday Was Dramatic, Today Is Ok”, donde esa IDM sensible y transparente ya alcanzó plena forma pop.

Como aún no estaban las gemelas, estas piezas eran por entonces instrumentales, y aún así el estilo característico de múm ya empezaba a delinearse con una intuición admirable. El material de “Early Birds” –hasta un total de 15 piezas recuperadas, y en el caso de “Glerbrot” incluso hay que tomárselo al pie de la letra; entre paréntesis se lee ‘previously lost’– indica un primer momento de desorientación, la indecisión de hacia dónde ir –por ejemplo, “Bak Ditt Er Sem Rennibraut” juega con patrones rítmicos del drum’n’bass, que se repiten de manera parecida en “Hufeland”–, aunque en conjunto todo lo que se identifica con múm ya está aquí: las melodías tímidas, los sonidos cálidos de instrumentos como la melódica, la percusión casera y los samples de la naturaleza, así como esos microrritmos que parecen ratones corriendo por un desván, dejando entrever un tipo de pop irregular y una electrónica naturalista con influencias aún por encajar provenientes del dub, el ambient y el folk escandinavo.

El resto, tal como se suele decir, es historia. En 2000 múm se convirtió en cuarteto y, junto con Sigur Rós, lideraron la edad de oro de la música popular islandesa con dos obras maestras inclasificables que pusieron temporalmente de acuerdo a los fans del indie y a los de Boards Of Canada, antes de que su estrella comenzara a apagarse con lentitud pero con seguridad, algo que también ocurrió con la otra gran banda indietrónica de aquel momento, Lali Puna. Este disco es un intento por reavivarla, por recordarnos que múm fueron importantes y que todavía quedan ocultos tesoros como los diez minutos contemplativos –una especie de alucinación dub salteada de sonidos encontrados que prefiguran lo que más tarde conoceríamos como hauntology– de (el título es tan largo como la pieza) “Enginn Vildi Hlusta Á Fidlunginn, Dví Strngir Hans Vñoru Slitnir (Getidi Ekki Verid Gód Vid Mömmu Okkar?)”. Si alguna vez te gustó múm, este disco es como reencontrarte, años después, con un viejo amor: no es posible que vuelva a prender la chispa, pero recordarás por qué le amaste tanto.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar