Dynamite Steps Dynamite Steps

Álbumes

The Twilight Singers The Twilight SingersDynamite Steps

7.5 / 10

The Twilight Singers  Dynamite Steps

SUB POP

Greg Dulli y su proyecto The Twilight Singers necesitaban, los dos, este descanso de cinco años que se han tomado uno del otro desde el último disco en estudio, “Powder Burns”. Es cierto que en 2007 llegó el EP “Stitch In Time”, pero aquello parecía más una antesala de lo que sería el debut de The Gutter Twins, la aventura de Dulli con Mark Lanegan, que no un paso más en la trayectoria de The Twilight Singers. Y digo que necesitaban ese parón porque ya entonces se percibía cierto agotamiento creativo pero también emocional y personal del proyecto, como si la energía del grupo se hubiera quemado en un lapso de tiempo relativamente breve pero furiosamente intenso.

Llega el ex líder de The Afghan Whigs, pues, con las pilas cargadas y algo que también se echó en falta en algunas fases de “Powder Burns”: las sombras, el poso decadente, el tono amargo y el pesimismo marca de la casa. No era su predecesor un prodigio de luz y positivismo, pero sí transmitía más esperanza y satisfacción, quizás proyectadas en unas canciones más dinámicas de lo normal, algo que se ha corregido en este “Dynamite Steps” que versa obsesivamente sobre la muerte y el descontento y que sí tiene un acompañamiento sonoro en consonancia a su poso agrio y rotundo: predominan los medios tiempos tristes, implosivos y tensos, destaca el sabio dominio del piano y sobresale una mirada más panorámica y consistente de su propio universo. Las canciones son mejores y a Dulli se le nota más motivado y seguro de sí mismo con ellas.

Sobra decir que no hay apenas novedades perceptibles en este retorno. Se mantienen intactas, como si en cinco años nadie hubiera pasado el mocho ni hubiera quitado el polvo, gracias a Dios, las particularidades expresivas del sonido dulliniano, que por algo tiene patente y es identificable en apenas diez segundos de contacto. La producción quizás se tira algunos lujos –algún que otro beat programado, arreglos de cuerda sutiles, mayor sensación de pulcritud–, aparecen viejos y nuevos invitados – Ani DiFranco, Mark Lanegan, Petra Haden–, se detecta un ligero bajón en el tramo final y en líneas generales es un álbum menos visceral en lo instrumental, pero el balance general no puede ser más excitante y esperanzador. Dulli ha vuelto con hambre.

Julio Pardo

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar