Dusted (Selected Works 2003-2008) Dusted (Selected Works 2003-2008)

Álbumes

Commix CommixDusted (Selected Works 2003-2008)

6.9 / 10

Si tuviéramos que reunir la obra completa de Commix, todo el vinilo nos ocuparía un tramo importante de estantería Ikea: entre 2003 y hasta llegar a hoy, el dúo de Cambridge ha venido trabajando incansablemente en un campo de lo más ingrato, el del drum’n’bass contemporáneo, bien protegido por la masa de fans que aún sigue creyendo en el género, pero incomprendido, mal escuchado e incluso ignorado una vez se sale de esa zona de comodidad, y más teniendo en cuenta el público que se ha ido fugando con el paso de los años al garage, al dubstep y a la miríada de subgéneros nacidos después. Eso dificulta las cosas a Guy Brewer y George Levings, que para más inri practican un drum’n’bass estilizado y basado en referentes concretos que el curso de los tiempos ha ido dejando atrás como antiguallas: ellos son los herederos de formaciones como E-Z Rollers y Aquasky y de DJs como Blame y Fabio: sus breaks ruedan con agilidad, su bajos son mercuriales, son en definitiva el último refugio que le ha quedado al liquid funk de calidad sin tener en cuenta los esfuerzos titánicos que cada año hace el sello Hospital Recordings por mantenerse.

Entre 2003 y 2008, la producción de Commix, como decíamos, fue ingente: editaron maxis en sellos como Tangent, Aquasonic, Good Looking (y su afiliada Looking Good), Creative Source, Hospital y Exit, hasta recalar en 2005 en Metalheadz con “Urban Legend / If I Should Fall”, y desde entonces han permanecido prácticamente fieles a la casa de Goldie. En Metalheaz se publicó “Call To Mind” (2007), un álbum que en su día fue mal escuchado pero que se ha ido ganando la categoría de clásico, y desde 2008 en adelante las cosas han sido tranquilas para Commix: entraron en la serie de mix-CDs de Fabric, reunieron a remezcladores de primer nivel – Burial incluido– en “Re:Call To Mind” y se han tomado las cosas con paciencia ahora que la parte dura del camino ya está recorrido. “Dusted (Selected Works 2003-2008)” puede parecer por su título que es un recopilatorio complaciente, el típico artefacto que se publica para ir haciendo tiempo hasta que llega el nuevo LP, pero no hay que confundirse: si de algo es síntoma es del tremendo esfuerzo desplegado por el dúo hasta llegar hasta donde están. Cuando preparaban “Call To Mind”, la cantidad de material que grabaron fue exagerada: cortes y más cortes de drum’n’bass resplandeciente, veloz y de rolling breaks que alcanzaban velocidades supersónicas tomando como modelo ideal los momentos más lujosos de aquellas viejas recopilaciones auspiciadas por LTJ Bukem, las “Logical Progression” y “Earth”. Al final, lo que pasó el corte final y acabó entrando en el álbum fue fruto de un proceso de criba altamente exigente, y de ahí que “Call To Mind” sea hoy un referente de clasicisimo drum’n’bass: nunca un giro hacia el futuro, pero sí una reflexión muy sabia sobre el pasado.

Lo que se quedó en el suelo de la sala de edición es lo que ahora ha acabado entrando en “Dusted”. No es, por tanto, ni la antología de los años Metalheadz de Commix ni un repaso a una carrera completa hasta su pináculo, sino el documento de cómo con trabajo y un criterio férreo se alcanzan grandes cimas. Lo que no entró en el álbum alcanza un nivel elevado, pero estos Commix de los descartes son unos Commix más previsibles, más atados a sus modelos de inspiración, abundantes en pianos jazzy, voces femeninas izadas en un agudo de pasión, como lo que haría un debutante –y muchos de estos cortes son de los estadios fundacionales de Commix, posiblemente algunas de sus primeras producciones a las que les dieron la luz verde– que se hubiera aprendido de memoria la última etapa del catálogo de Moving Shadow y algunos vinilos –los más adult-oriented– del repertorio de Roni Size. Y aún así, el conjunto se escucha entre resplandores de oro y plata, tan dulce al oído como granítico en su contacto con los pies. Y es que, aunque sea material menor, sólo High Contrast y Calibre ha sido capaz de hacerlo mejor que Commix en todo este tiempo, y no por demérito de los demás, precisamente: estar a la altura de los Nookie, PFM y compañía –incluso de Matrix, Trace y Ed Rush: “Audience” y “EXP” son puro neurofunk– no se consigue por ciencia infusa.

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

Sascha Braunig

Actualidad

Así suena el presente: un repaso diario a las canciones más frescas del momento

Nuevas savias musicales que no merecen pasar desapercibidas.

leer más
aleix salo

Actualidad

Esto es lo que piensan los yanquis de la vieja Europa

Pequeños seres regordetes que nos cuentan la desaparición de la clase media en Europa y las tensiones entre estados occidentales.

leer más
James Kirkup

Actualidad

9 discos sugerentes que no debes pasar por alto

Para que sigas la actualidad sin fisuras. Y, aún más importante, con placer.

leer más
Joan Didion

Actualidad

"Escribo para sobrevivir": una historia sobre la conmovedora vida de Joan Didion

Griffin Dunne y Susanne Rostock han iniciado un Kickstarter que en sólo unas horas ya ha sobrepasado su propósito. ¿Su proyecto? Rodar el primer ...

leer más
homer

Actualidad

5 políticos piripis que dejan #lodePabloIglesias a la altura del barro

¡Salud!

leer más
slaughterhouse

Actualidad

“Cuando la víctima eres tú”: el documental sobre mataderos donde muere el verdugo

¿Recibirá La Parka el próximo Oscar?

leer más
Meneo Okuda

Actualidad

El arte urbano se hace carne rebelde en 'El Jardín'

Cuerpos desnudos y caras sin rostro en una nueva explosión de surrealismo pop con subtexto político.

leer más
blanco negro

Actualidad

Cuando diferencia es sinónimo de brutal belleza

Como una de las clásicas campañas  de Benetton, pero con una pizca de surrealismo y otra de erotismo.

leer más

cerrar
cerrar