Drink The Sea Drink The Sea

Álbumes

The Glitch Mob The Glitch MobDrink The Sea

8.6 / 10

The Glitch Mob  Drink The Sea GLASS AIR

La onda expansiva del nuevo beat angelino vuelve a lanzar reverberaciones sobre las papadas del personal haciéndolas temblar como si fueran gelatina. Al otro lado del detonador escuchamos las risas de The Glitch Mob, tres marines que han cultivado músculo escuchando The Bomb Squad, DJ Shadow, Depth Charge y similares; un triunvirato de implacables dictadores que ha dado un puñetazo en la mesa para rociar con la herrumbre de su guantelete musical la pobladísima Tierra Media de las abstracciones californianas. Y si hay que verter sangre, por Dios bendito, que así sea: no tienen tiempo que perder.

Curtidos en el escenario casi antes que en el estudio, aclamados en festivales como Julio César a su vuelta de las Galias, maestros indiscutibles del mixtape y calificados como the next big thing con más justificación que nunca, Justin Boreta, Ed Ma (alias edIT) y Josh Mayer no sólo han estado a la altura de las circunstancias en lo que a su anticipado bautismo de fuego se refiere; sencillamente las han superado con una holgura anonadante. “Drink The Sea” es un disco oscuro, tormentoso, asfixiante en algunos pasajes, pero en ningún momento se deja caer en el abismo ni pierde el norte del fat beat (hay nervio, con ocasionales chispazos dancefloor). Como si Anakin Skywalker se hubiera quedado a medio camino entre el delicioso felpudo de Padmé y la halitosis del Lado Oscuro. Ese equilibrio entre luz y tinieblas está distribuido en su justo gramaje. Los ritmos avanzan como un rinoceronte, la percusión es gorda y pesada, la negrura es cósmica. Es en esa alquimia imposible de electrónica chiptune, glitches espaciales, sintetizadores épicos, bajos acorazados y bases de boom bapenvenenado donde el trío encuentra su voz, una voz única e imposible de comparar con cualquier cosa que haya surgido en los últimos años en la Ciudad del Ángel. Resulta muy difícil acuñar etiquetas (¿hip hop? ¿crunk? ¿IDM? ¿dubstep? ¡Arrrg!) que puedan contener el brillo de un songlist prácticamente perfecto. Tan sólo me sobra el momento Portishead de “Between Two Points”, un islote cantado por Swan en un océano de etanol líquido sin gargantas invitadas.

Los compases en formato Morricone de “Animus Vox” nos descubren, de primeras, la pegada digital del monstruo: bajos hiperventilados, pellizcos retro a lo Mux Mool, trote rapero y un espíritu dancefloor personal e intransferible. En “We Swarm” se acercan a Justice, sí, pero al minuto de canción hacen que los franceses suenen como dos filipinos desnutridos con un ukelele. Hay tracks que son demasiado buenos para ser ciertos. Cuando se aferran a la épica noise convierten la arcilla en uranio. “Drive It Like You Stole It” es una progresión dramática de baterías rabiosas, vomitonas digitales y sintetizadores extraterrestres. Lo mismo podría decirse de “How To Be Eaten By A Woman”: música tensa, efectos sonoros de auténtica locura, pisada hip hop y escalas de batería que implosionan bajo el apretón de su propio campo gravitatorio. O de “A Dream Within A Dream”, una detonación con tambores de guerra y sintetizadores IDM que suena como si Boards of Canada fueran una secta satánica. En “Fortune Days” terminan una vomitona de ruido en clave electro-freak con un baño de crunk y violines que te hace temblar. Me corro.

Y cuando crees que viene la típica canción de relleno del final, retuercen el pescuezo de la gallina y ponen el broche con una despedida asombrosa: “Save The Ego, Feed The Soul” es como si alguien hubiera cogido el Black Hole Sun de Soundgarden y hubiera reordenado su composición atómica hasta obtener una melodía para hacer llorar a robots. “Drink The Sea” es hip hop apocalíptico, es una aplastante marcha fúnebre de beats futuristas, es Nexus 6 bailando breakdance mientras observa naves en llamas más allá de Orion, es una psicofonía callejera que pone a prueba la resistencia de las telarañas y te deja sin aliento. Bienvenidos al Club de la Lucha.

Óscar Broc

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar