I Done A Album I Done A Album

Álbumes

Beardyman BeardymanI Done A Album

7.3 / 10

Beardyman  I Done A Album SUNDAY BEST

Puedes tener una barba como la de Beardyman, basta con que cojas la maquinilla de afeitar y la desintegres en el microondas. Pero te aseguro, por los clavos de Cristo, que jamás podrás tener su prodigioso aparato respiratorio. Hablar de beatboxing es quedarse bastante corto. Lo que consigue este hombre con su garganta va más allá de la reproducción de ritmos hip hop, el tipo le ha dado a la técnica un espectro de actuación mucho más amplio y se atreve a mover pistas de baile o volver locos a los fans de Aphex Twin, si es preciso, con esos resoplidos que Nuestro Señor le ha dado.

Darren Foreman es un hombre orquesta en formato futurista. A los que no han vivido una de sus exhibiciones en directo, les pido que vayan a Youtube y admiren el traqueteo vocal que este tipo se monta con sus gorgoritos y dos o tres cachivaches. Y no se queda ahí la cosa. El muy sátrapa, además, le da a toda la historia un humorismo freak realmente delicioso. Entre sus live acts a base de dubstep, drum’n’bass, grime, IDM y techno hechos con la boca, y sus gags de comedia marciana (hechos con Dios sabe qué), el showman de Brighton ha conseguido ganarse el respeto de crítica y público. Un gran mérito, pues su fórmula esquizofrénica tenía todos los números para que la gente se tomara al tipo a cachondeo y poco más.

“I Done A Album” es una extraña fusión de beatmaking enajenado, human beat box y pitorreo surrealista. Sembrado de tronchantes skits, el disco flota en una laguna de samples vocales, pedorretas y alguna que otra ayudita electrónica de última generación. El libro de estilo se acerca a las pulsaciones del underground británico y picotea del erario negroide yanqui: hay funk oscuro con rap quillaco – “Big Man”–; despiporre polirrítimico de la escuela Rephlex “Game Over (Latex Quim)”–; hip-hop à la A Tribe Called Quest –sensacional la imitación de Q-Tip en “Smell The Vibe”–; R&B digital para noches húmedas – “When You See The Light”–; dubstep con ramalazos grime – “Gonna Be Sick”–; afrobeat con reflejos de house – “Twist Your Ankal”–, etc. Lo que quieras, cuando quieras y dónde quieras.

Y todo en un caldo lisérgico de risas histéricas y producción de alto copete que en ningún momento suena forzado. El disco consigue mantenerse en perfecto equilibrio en una franja de tolerabilidad a medio camino entre el chiste y los beats de qualité, y en “Vampire Skank” la dualidad entre comedia y buena música alcanza su sublimación: el track comienza como una banda sonora de boda rumana y termina mezclando el allure zíngaro con una base de dubstep aplastante. No vale la pena preguntarse por la validez de su discurso en función de la dicotomía “¿entertainer o beatmaker?”. En el mundo de Beardyman ambas palabras significan lo mismo.

Óscar Broc

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar