Dolphins In Love Dolphins In Love

Álbumes

Summer Recreation Camp Summer Recreation CampDolphins In Love

7.1 / 10

Summer Recreation Camp  Dolphins In Love FOEHN RECORDS

En una alianza que tiene toda la lógica y coherencia del mundo, Cristian Subirà y Foehn Records estampan su firma de manera conjunta en el lanzamiento del primer álbum de Summer Recreation Camp, el proyecto de ambient en clave dream-pop del músico catalán, incansable agitador de la escena musical de la Ciudad Condal –miembro de Coconut o Narwhal, entre otros proyectos de pasado y presente, y no para quieto ni un instante–. Y parece un cruce de caminos inevitable, porque el sonido evocador, evanescente y melancólico de “Dolphins In Love” difícilmente podría encontrar mejor acomodo que el catálogo del sello barcelonés, altamente especializado en dar cobijo a propuestas del mismo calibre expresivo que esta magnífica puesta de largo.

En apenas media horita justa Subirà, que se lo guisa y se lo come él solo, es capaz de invocar el espíritu shoegazer de mediados y finales de los 80 pero en su vertiente menos estridente y ruidosa y adaptarlo a una fórmula de proyección ambient y mecanismos pop. Todo más nítido y apacible. Piensa en Grouper y acertarás. Mantras atmosféricos, una voz difuminada en la lejanía, que forma parte del paisaje sin asumir gran protagonismo, guitarras envolventes y chorros de distorsión gaseosa dibujan un viaje musical y sensorial a las profundidades de un océano metafórico o real –el interés del artista por los delfines queda latente no solo en el título del disco– que se me antoja banda sonora idónea para acompañar días de descanso estival y horas entregadas a la pereza consentida.

En estas canciones asoman el hocico incontables referencias del pop brumoso de los 80 y los 90, así como infinidad de propuestas a medio camino entre el ambient y el paisajismo post-rock, y en ese sentido “Dolphins In Love” se nos presenta como un álbum fácil de asimilar y emparentar, sus credenciales nos resultan muy familiares. No es la originalidad su punto fuerte, está claro, y difícilmente sorprenderá a los más puestos en materia, pero también es cierto que tampoco lo pretende. Sus intenciones más bien pasan por consolidar y dar entidad a un discurso muy sólido, magníficamente recreado, ejecutado y conducido por su autor, en el marco de una escena todavía muy huérfana de propuestas de esta índole.

Mario G. Sinde

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar