Doble Vida Doble Vida

Álbumes

Sho Hai Sho HaiDoble Vida

7.5 / 10

Sho Hai  Doble Vida RAP SOLO-BOA

Salvando todas las distancias, y que nadie vea aquí una comparativa en el sentido estricto del término, siempre he visto a Sho Hai (también conocido como Hate o Gran Mago Beodo) como nuestro particular R.A. The Rugged Man. Look heavy, apariencia en las antípodas del rapper estrellona, actitud desmitificadora, visión melancólica y decadente del rap y de la existencia, respeto, pasión, devoción y conocimiento absoluto del hip hop clásico y ortodoxo y, sobre todo, un talento descomunal para la rima. Por razones obvias de carisma, presencia y contenido, Kase-O siempre ha destacado y acaparado los flashes en el contexto de Violadores del Verso, pero algunas de las frases más memorables de la discografía del grupo maño vienen firmadas por “el heavy del rap”, creador de un universo lírico con alientos de Bukowski, Kool G Rap, Freddie Foxx o Ciorán a partes iguales por el que este crítico siente una innegable debilidad.

“Doble Vida” es el primer disco en solitario de los MCs de Violadores del Verso en el periodo de descanso y barbecho que se han tomado después de su última gira. La mejor noticia posible para una escena atiborrada de materia gris en la que se echa en falta más estilo, talento y pureza, atributos representados con fidelidad y rigurosidad en esta puesta de largo que tiene todo lo que esperábamos del tándem formado por Hate y R de Rumba. Por un lado, las producciones gordas, funkoides y negrísimas de un Rumba que no traiciona en ningún momento su idiosincrasia y su gusto endémico por el boom bap de la vieja guardia. Ecuaciones que no pasan de moda ni caducan nunca y que, además, mejoran con el paso de los años, como es el caso: loops simples de viejas muestras de soul, funk y bandas sonoras, beats contundentes horneados en una vieja MPC, estribillos scratcheados y bajos oscuros dispuestos a reventar los graves de tu iPod o tu laptop. La salvedad esta vez es la versión metalera de “Infierno”, que se une a la lista de intentos fallidos de la cosecha nacional de fusionar rap y guitarras.

Por el otro lado, cómo no, el arsenal lírico de un Sho Hai que reincide en los cuatro grandes temas de su discurso: el malditismo existencial, la perdición etílica, el fracaso sentimental crónico y el ataque frontal contra intrusos y advenedizos. En este sentido, “Para Ser Un Rapper” supone una de las cumbres de toda la producción del combo maño: “También soy un b-boy anclado en los 90 / cuando todas las canciones de un disco se podían escuchar enteras… / tengo morriña, tú tienes tiña / lo digo por lo de la envidia”; “Pedazos de mierda que vais de originales / y sampleáis de los Dusty Fingers para hacer instrumentales”; o “Cuadrilla de hijos de puta, deberían sacaros del rap por la puerta de atrás en bolsas de basura” son solo algunos de los ejemplos que ilustran este brote de inspiración rabiosa en el que el MC arremete contra toda una generación de posers más empeñados en lucir atrezzo en videoclips que en memorizar hasta la extenuación la discografía entera de Kool G Rap o Big Daddy Kane. Sho Hai sale airoso y triunfador de una difícil empresa: sostener un álbum entero con su lírica derrotista, depresiva y rabiosa. Sobredosis de aforismos y frases lapidarias memorables mientras esperamos el debut en solitario de Lírico.

David Broc

Escucha el disco completo aquí.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar