Disco2 Disco2

Álbumes

HEALTH HEALTHDisco2

8 / 10

HEALTH, Disco2 LOVEPUMP UNITED / CITY SLANG / COOP SPAIN - NUEVOS MEDIOS

Segundo álbum de remezclas y una nueva victoria a sumar en el currículum de los californianos. Lo de HEALTH siempre me ha intrigado. A pesar de que son unos paranoicos del noise-rock con uno de los currículums más flamantes, unos broncas por naturaleza, en “Disco2” permiten que un puñado de artistas de moda –de los que, generalizando, hacen “electrónica para indies”– les firmen revisiones de sus temas evitando el bombo machacón e instalándose en un terreno sonoro tranquilo, amable, que le da a sus canciones una envolvente capa tántrica. Buena parte de culpa la tiene la voz fantasmagórica, como si fuera una psicofonía por momentos, de Jake Duszik, que se presta más a la sugestión sensorial que a los bailes cazurros. Hace dos años, con la primera entrega de “Disco” –aquella excelente reinterpretación de su debut–, HEALTH asentaron a su manera las bases de lo que meses más tarde se tradujo en “Get Color”. Habría que preguntarles cuál es realmente el peso que tienen los remixes que les ponen en bandeja antes de volver al estudio. ¿Una guía espiritual, una influencia? Quizás oyendo la inédita “USA Boys” –que cerró su actuación en la pasada edición del Primavera Sound, aunque aquel día no estaban muy inspirados y serenos que digamos– uno se puede hacer a la idea de lo que les puede deparar el futuro.

“USA Boys” es la toxicidad personificada: una nueva demostración de canto gregoriano presidido por unos marcados sintetizadores y una base rítmica que nos hace pensar que el testigo de “Get Color” puede llegar a dejar de lado definitivamente los claroscuros ruidistas y decantarse por una uniformidad cada vez más electrónica. Con un inicio como éste cualquiera podría llegar a pensar que lo que viene a continuación carece de relevancia. Sin embargo, si una cosa han demostrado HEALTH durante su corta carrera es que saben rodearse de buenos amigos que, en vez de deconstruir sus piezas, las elevan hasta el infinito sin necesidad, en muchas ocasiones, de hacernos rescatar las originales. Hay lugar para las trampas, como es el caso de Tobacco, que han utilizado su propio “Creepy Phone Calls” para reinterpretar un “Die Slow” menos paranoico pero que sabe a gloria bendita. A su vez, Pictureplane, que repite después de reformular “Lost Time”, ha decidido dar su opinión en esta tesitura sobre las grandezas del balearic beat. Otros, como Crystal Castles –quienes, gracias al duelo que se marcaron con nuestros protagonistas en “Crimewave”, se ganaron la atención de medio mundo cuando eran unos absolutos desconocidos–, dotan a “Eat Flesh” de una elegancia etérea sostenida por la cruda percusión del tema original.

En “Disco2” hay espacio, incluso, para el deep house con reminiscencias a Underworld cortesía de Blondes en esos ocho minutazos de “Nice Girls”, o para los postulados lo-fi –como bien demuestra su EP– de Small Black en “Severin”. Espacio también para Gold Panda, estirando la cuerda estilística de Four Tet en “Before Tigers”, o el canadiense CFCF haciendo lo propio con el mismo tema y alimentando su nostalgia por el R&B ochentero. Llámenle canela fina, pero realmente nos encontramos ante un disco de remezclas que no hace más que potenciar el amor confeso que muchos hemos predicado por ese “Get Color” que sacó el psycho killer que habita sigilosamente en nuestro interior y llenó nuestra vida de ensordecedoras pesadillas bucólicas.

Sergio del Amo

Eat Flesh - HEALTH (Crystal Castles Remix)

HEALTH - Before Tigers (Gold Panda Remix)

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar