Dirt Don?t Hurt Dirt Don?t Hurt

Álbumes

Holly Golightly & The Brokeoffs Holly Golightly & The BrokeoffsDirt Don?t Hurt

8.2 / 10

DAMAGED GOODS

Atención, clase de historia. Holly Golightly (que así se llamaba el personaje protagonista de la legendaria Breakfast at Tiffany's) era conocida en los noventa por unas canciones sencillas, poderosas, garajeras, de esas de mover mucho el pelo y consistentes en tres acordes, con su all-girl band Thee Headcoatees, en el que estuvo implicado el que fuese su marido (y también líder de Thee Headcoats) el legendario Billy Childish. Cuatro años más tarde decidió lanzarse al peliagudo mundo de la soltería artística, con discos cuyo sonido oscilaba entre el blues eléctrico, el folk de raíces, la americana y un ritmo, en general, más introspectivo y sosegado – sin dejar de lado el eterno hálito de subversión que el rock and roll ''de verdad'' posee-. Así hasta trece discos, entre los que se cuentan una curiosa compilación de trabajos caseros e incompletos, un largo a dúo, publicado en 1999 con su otrora marido el señor Childish, In Blood y colaboraciones con, entre otros, The White Stripes, con quienes compartió gira a lo largo de la Costa Oeste americana. Fue en 2003 cuando decide aliarse con Lawyer Dave y fomar Holly Golightly & The Breakoffs, editando un aclamado You Can't Buy a Gun When You're Crying (Damaged Goods, 08), al que le sigue este precioso – y de título un tanto revelador- “Dirt Don't Hurt”. Una colección de catorce piezas (muchas cantadas a dúo) que saben a gloria, polvo y suciedad, pero también cariño y un aplomo y delicadeza como sólo las grandes saben acometer. Aquí encontrará el aficionado a la americana todo lo que busca en una pieza consistente y madura: composiciones libérrimas que saben a viejo, que no rancio, y un amor por el trabajo bien hecho que se huele a través del océano. La Golightly no será tan popular por estos lares como Stacey Earle, pero bien merece un descubrimiento por todos aquellos a los que se les llena la boca al mentar las beldades de la música con raíces, por no decir con pelotas.

Antonio Bret

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar