Diplo Presents: Free Gucci (Best Of The Cold War Mixtapes) Diplo Presents: Free Gucci (Best Of The Cold War Mixtapes)

Álbumes

Varios VariosDiplo Presents: Free Gucci (Best Of The Cold War Mixtapes)

7.5 / 10

Varios  Diplo Presents: Free Gucci (Best Of The Cold War Mixtapes) MAD DECENT

Con el impacto comercial y mediático de su nuevo álbum todavía retumbando en las paredes de la industria, Gucci Mane ofrece nuevos motivos para hablar bien de él, y sin tan siquiera pretenderlo o hacer un esfuerzo para ese fin. El rapper es noticia ahora por esta mixtape, que puedes descargarte de forma gratuita aquí, y que discurre al margen de su carrera y de su propia travesía artística. Diplo, apasionado del crunk y, en general, de todo aquello que huela a negro, a gueto y a marginalidad urbana, ha orquestado una selección de remixes de algunas de las canciones que Mane ha entregado vía mixtape estos últimos meses. El título parece una broma más que un despiste o un error involuntario: para empezar, el MC ya ha salido de la cárcel; y en segundo lugar, el material que forma parte de esta compilación mezclada no se ciñe exclusivamente al contenido de la trilogía de mixtapes que bajo el epígrafe “The Cold War” lanzó a las calles el otoño de 2009, sino que mezcla algunos himnos extraídos de esa triada –los más esperados y celebrados, “Break Ya Self”, “Danger’s Not A Stranger”, “I’m Expecting” y “Boi”– con repertorio de otras grabaciones street de este periodo.La idea y el planteamiento de Diplo, una vez más, es el de la colisión y el acoso y derribo de estilos y conceptos establecidos. Lo que básicamente pretende el DJ y productor norteamericano es estrechar el lazo de unión entre el rap sureño y la música electrónica urbana de nuevo cuño, aportando pruebas y testimonios acerca de la fragilidad que sostiene la frontera estilística entre muchas corrientes y artistas del momento. Por ejemplo, sin ir más lejos, una parte de los autores que participan en esta relectura a pelo, desenfadada y sin presión de los principales hits no oficiales de la penúltima estrella del dirty south. En una línea parecida a la del fiero y temible “Wu-Tang Meets The Indie Culture Vol. 2: Enter The Dubstep”, que une el universo del clan con una hornada de nuevos y desconocidos productores de la escena dubstep, aquí asistimos a un remix de Zomby de “Boi” que vuelve a alertar sobre las inmensas posibilidades que se esconden tras la hipotética, y aquí muy real, unión entre el hip hop y el dubstep, especialmente el hip hop procedente del Sur. En la canción Zomby oscurece las voces para relegarlas a un segundo plano y permite que el bajo y su fábrica de sonidos le cambien la cara al original. Parece más que evidente que en este cruce de caminos estilísticos hay futuro para algo serio. El primero que se atreva y le ponga ganas se llevará el premio gordo.La presencia de Flying Lotus viene a decir lo mismo en otra dirección. El post-dillismo y, por ende, el wonky también se sienten cómodos cuando alguien pasa por encima con un puñado de rimas y una sonoridad de ascendencia crunk. Es lo que se cuece en “Photo Shoot”, en la que el productor parece adaptarse al gusto extendido por el sirope de codeína de los negros sureños, reduce las revoluciones y reformula las señas de identidad básicas del futurismo made in Dilla. Y como tercer ejemplo de esta exposición sirva, también, el remix que Memory Tapes hace de “Excuse Me”, presumiblemente el más complejo y difícil de imaginar a primera escucha. En la práctica la resolución es menos sorprendente y chocante de lo que creíamos, pero se trata de otro interesante movimiento de interacción entre el dichoso hypnagogic pop y el rap, fusión a priori imposible pero que aquí, como mínimo, funciona. Los sintetizadores de bajo presupuesto entablan un diálogo fluido con los versos de Mane y el experimento acaba con un final feliz pese a la dificultad del envite. ¿Podría dar más de sí? Me apunto a esa teoría, pero como laboratorio de pruebas y como apuesta a ciegas no defrauda.A ellos sumemos, claro está, las aportaciones del propio Diplo, empeñado en darle entidad y argumentos a la cultura del mash-up y del cóctel desbordado. En “Danger’s Not A Stranger” echa mano de un sample de Mariah Carey (guiño a la colaboración del rapper con la Carey en “Obsessed”) para suavizar y acaramelar uno de los hits del artista, y le da mil vueltas a los cuatro o cinco intentos de single fácil y pasteloso que lastraban el conjunto de “The State Vs. Radric Davis”. Y para la relectura de “Break Ya Self” se guarda un chorro de funk electrónico para darle más colorido a la propuesta. Suyos son dos de los mejores momentos de una mixtape que, faltaría más, también presenta minutos de relleno, del todo prescindibles, básicamente aquellos cuyos autores andan más cerca del modelo original y que no son capaces de plantear nuevos retos o nuevas salidas al discurso de Mane. Podemos olvidarnos de ellos con rapidez y concentrarnos en la importancia –relativa tratándose de una mixtape gratuita, claro– del concepto del producto: una representación de algunos de los sonidos que inquietan más y mejor en el panorama electrónico actual y una atrevida, irregular pero reveladora deconstrucción del hip hop sureño. David Broc

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar