Detachments Detachments

Álbumes

Detachments DetachmentsDetachments

6.5 / 10

Detachments Detachments

THISISNOTANEXIT

Con el debut de Detachments pasa lo mismo que con la pelota de tenis en “Match Point”, de Woody Allen. Si el álbum fuera la cancha, la red sería aquí una delgada línea negra y cada tema, una pelota. Dependiendo de qué lado caiga cada tema respecto de la delgada línea, su suerte será una u otra. Eso depende de la fuerza y las ganas con que cada uno haga el saque. Si uno saca para hacer un ace, la cosa puede ser: “¡Toma! Esto suena a OMD que da gusto”. Si sigue con buen espíritu, lo siguiente puede ser: “Y un poco a Fad Gadget. Y otro poco a la Human League. Y a Soft Cell, coño”. O sea: muy bien. Pero como la pelota dé contra la red y caiga del mismo lado de donde viene la cosa sería así: “Bfffff. Otros White Lies”. “Madre mía, otros Editors. Señor, ¿por qué nos hace esto?”. O sea: muy mal. Que la pelota va como un rayo y fulminante: “Detachtmentes hacen cold wave y bastante bien”. Que no, pues: “Odio a los neo post-punks de palo” [En esta apreciación hay que tener en cuenta que Detachments acompañaron a Peter Hook en su perpetración de sus versiones de Joy Division].

La cosa está en caer siempre en el lado donde están Gary Numan y Cabaret Voltaire e, incluso a ratos, Nitzer Ebb. Pero no siempre es así. Hay temas estupendos como “Sometimes”, “H.A.L.”, “Words Alone” y “Circles”: electrónicos, synthpoperos, gélidos y cavernosos; perfectos para sonar en un club filogótico y con el tirón necesario para congregar a un montón de gente vestida de negro cuando todavía hace sol abrasador a las cinco de la tarde en un festival. Y luego está el resto de canciones, que son siete. Y ahí ni Gary Numan ni dios industrial que lo fundó. No hay por donde cogerlos. El trabajo de la banda liderada por Sebastien Marshal (muy pintón, por cierto) con James Ford, de Simian Mobile Disco (que ha producido este debut) y el influjo que han ejercido de Trevor Jackson, Tim Goldsworthy, de DFA y Andrew Weatherall a lo largo de su grabación es árido, repetitivo, pesado y da pocas ganas de bailar. Este partido de tenis es de los que se empieza con ganísimas un domingo tarde después de comer y no ves ni terminar el primer set porque te has quedado frito. Así de gélido.

Marta Hurtado de Mendoza

{youtube width="100%" height=273"}2lZZ_oAtKDc{/youtube}

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar