Desire Lines Desire Lines

Álbumes

Camera Obscura Camera ObscuraDesire Lines

7.8 / 10

Parece que los habíamos perdido, pero los escoceses Camera Obscura están de vuelta con “Desire Lines”, un disco que les ha llevado más tiempo de la cuenta debido a la enfermedad de uno de sus miembros. Poco más sabemos al respeto por lo recelosa que es la banda en este sentido. Echando un vistazo a la nota de prensa del álbum queda claro que éste es un trabajo de madurez, ya que dice apreciar “el camino que has decidido recorrer, la dirección en la que has decidido ir, y por la que realmente quieres ir”. También se observan unos cambios en este LP. Después de luchar contra el lado más duro de la enfermedad y la tristeza durante dos años, la banda dio el pasado verano con las que fueron las demos iniciales de este trabajo, y no fue hasta invierno cuando decidieron cambiar de aires e irse a Portland (Oregón) para trabajar con el venerado productor Tucker Martine (R.E.M., The Decemberists, Sufjan Stevens). El objetivo estaba claro: buscar una claridad en su sonido, no refugiarse en capas de efectos y reverbs. Y el resultado no es otro que uno de los discos más cristalinos que se han facturado en los últimos meses, con una Tracyanne Campbell rindiendo a un nivel asombroso. En el apartado vocal, además, le han ayudado Neko Case de los New Pornographers y Jim James de My Morning Jacket, pero lo cierto es que sus guests spots pasan bastante desapercibidos y queda claro quien lleva aquí la voz cantante.

“Desire Lines” podría considerarse en buena medida como un buen complemento a “Volume 3” de She & Him; de hecho, los de Glasgow se irán de gira con Zooey Deschanel y M. Ward en unos meses. Ambos podrían competir perfectamente en la categoría de mejor disco pop del año, aunque el de Camera Obscura le gana la partida por ser más puro. Lo cierto es que no operan demasiados cambios entre “My Maudlin Career” y su sucesor. Ambos son álbumes con la misma receta del éxito, canciones aparentemente simples pero redondas, con guitarrazos certeros, teclados alegres, un carácter jovial muy twee, aunque con una técnica mucho más depurada que sus referentes, y una instrumentación exquisita, unas letras algo inocentonas y, de nuevo, una vocalista que ejerce como líder indiscutible, como pieza indispensable del puzzle. Los escoceses vuelven a dar en el clavo a la hora de conjugar a las mil maravillas números más animados y con olor a hit como “Do It Again”, canciones con sabor añejo como “Cri Du Coeur”, baladones rompecorazones como “Fifth In The Line To The Throne” o hasta ocasionales coqueteos con la Americana en la pieza homónima. Pero todos los temas, tengan el tempo que tengan, comparten algo en común, pues todos están bañados por los rayos de sol.

Las letras, de nuevo, gozan de una importancia capital. Por ejemplo, maravilla la de “I Missed Your Party”, en la que Campbell dice todas las cosas que planearía hacer antes que ir a la fiesta de un amigo con un sinfín de referencias pop que van de “Flashdance” a Billy Joel. También hay espacio para la crisis creativa en “New Year’s Resolution” (de ahí lo del disco de madurez) o para momentos más picantes como los de “Do It Again” ( “Eras insaciable / Eras más que capaz / Apaga las luces / Hagámoslo de nuevo”). Se nota que los escoceses le ponen ganas a la hora de escribir las letras y que están muy pensadas. Así, “Desire Lines” es un álbum que luce en todos los aspectos posibles que puede hacerlo un LP. Un trabajo de una honestidad brutal que te robará el corazón desde la primera escucha. Ya se les puede considerar, sin ningún género de dudas, como algo más que los hermanos menores de Belle And Sebastian.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar