Demoni paradiso Demoni paradiso

Álbumes

Evil Madness Evil MadnessDemoni paradiso

6.5 / 10

Evil Madness  Demoni paradiso 12 Tónar

Agárrense a la silla: según su sello, Evil Madness es un "supergrupo". Para alguien como yo, que creció en los ochenta, supergrupo sería algo así como la unión del batería de Metallica, el guitarrista de Slayer y el bajista de Van Halen con algún cantante de pelo cardado y paquete prominente: algo que suena a macropunteos viriles y cabalgadas metálicas. En Evil Madness, en cambio, lo único metalero y machote es el nombre del grupo, porque los miembros, Jóhann Jóhannsson, BJ Nilsen, Stilluppsteypa y un tal DJ Musician (¿quién?) son más bien ambientosos tirando a gáyers. Músicos conocidos, sí, pero sólo en los círculos de la electrónica más experimental, lo que no es decir mucho. Así que lo mejor es definir a Evil Madness como el divertimento de unos amigotes islandeses, que de vez en cuando se reúnen para desempolvar sus sintetizadores analógicos y rendir pleitesía al ambient cósmico de los setenta. Porque a eso es a lo que suena " Demoni paradiso": a Tangerine Dream, a Klaus Schulze, a Conrad Schnitzler, a los Cluster de la última época. Todo ello sin escondrijos ni dobleces, calcando a sus ídolos con amor y dedicación, superando el pastiche para convertir sus temas en notables ejercicios de revisionismo. Lo mismo que hace con la disco-music primigenia Lindstrøm (que, por cierto, podría encajar sin problemas en esta ensemble), pero poniendo el foco en la facción más etérea y sintética del kraut-rock. Los fans de la kosmische lo van (lo vamos) a gozar.

Vidal Romero

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar