4Eva N A Day 4Eva N A Day Top

Álbumes

Big K.R.I.T Big K.R.I.T4Eva N A Day

8.5 / 10

De la misma forma en que hay muchos álbumes oficiales que no hacen justicia a su categoría y merecerían ser catalogados como mixtapes descargables, cada vez es menos extraño encontrarse con mixtapes gratuitas que, en un mundo normal, tendrían que recibir trato de discos al uso y costar un dinero. Acostumbrados a pagar por comida basura, todavía es motivo de sorpresa y desconcierto toparse con caviar gratis en la red como el que nos ofrece 4Eva N A Day, nueva entrega por la patilla del rapper y productor de Mississippi Big K.R.I.T., coronado el año pasado, gracias a la excelente mixtape “Return Of 4Eva”, como la más rotunda y fiable apuesta de futuro con la que cuenta el hip hop en la actualidad. K.R.I.T. es un autor total que integra múltiples sensibilidades y herencias en un único discurso sonoro y temático, tan fiel a sus raíces sureñas como a su pasión por la golden era del rap, tan interesado en extraer argumentos creíbles del jazz, el soul, el funk y el spoken word como en inyectarle frescura y contemporaneidad a su sonido. El imposible punto de encuentro entre A Tribe Called Quest, UGK, Marvin Gaye, Isaac Hayes, The Last Poets, Miles Davis y el Kanye West de la primera época.

La aparición de “4Eva N A Day” siembra cierta preocupación. Aunque tiene contrato con Def Jam desde hace ya meses y se ha rumoreado que su álbum de debut oficial, “Live From The Underground”, ya está terminado, resulta sospechoso que todavía no se sepa nada de él y que Big K.R.I.T. se vea casi obligado a seguir publicando material gratis de primera división que podría incluir perfectamente en su puesta de largo para mantener viva la llama del runrún y de su estatus de gran promesa del género. Todo esto responde a suposiciones, pero se empieza a tener la impresión de que Def Jam espera una propuesta más accesible y acorde a las exigencias de la radiofórmula para dar el visto bueno a la fecha de publicación y que, de momento, Big K.R.I.T. no está dando el brazo a torcer. “4Eva N A Day” tiene alma, sensibilidad, densidad y ambición, es un disco de largo alcance, pero no tiene ni un solo single evidente, ni rastro de flirteos pop, es admirable su desinterés absoluto y manifiesto por el club, la radio o el contexto.

Tampoco parece casual la decisión del MC de prescindir de cualquier colaboración vocal externa –en esta ocasión, los cameos son instrumentales: la guitarra de Mike Hartnett y el saxo de Willie B; y ya está–, precisamente en estos tiempos en que cada lanzamiento parece que deba medirse en función de los featurings que incluye. Y justo en el momento en que más público y notorio es su nombre entre los medios, los artistas y la industria, es toda una demostración de arrojo y personalidad huir de la agenda de contactos fáciles para sacar adelante el álbum. Un álbum que se autodefine ya en la portada: nocturno, reflexivo, íntimo e introspectivo. “4Eva N A Day” es una bellísima demostración de hip hop anticlimático que prescinde a conciencia de puntos álgidos, trucos melódicos, estribillos convencionales o estructuras clásicas, vive ajeno a cualquier ortodoxia. K.R.I.T. se ayuda de muchos instrumentos para darle un enfoque más cálido al proyecto, pero nunca suena a disco de banda, en todo momento sobresale el equilibrio entre sampleo e instrumentación.

De aires musicales más jazzísticos, con una estética que remite a clubs de otra época y noches melancólicas de verano viendo pasar la vida en el barrio, “4va N A Day” es puro soul, en el mejor sentido del término. Su premisa conceptual es el relato en primera persona de un día cualquiera de su existencia, con sus altibajos emocionales, sus arrebatos de nostalgia, sus reflexiones creativas, sus salvoconductos religiosos y espirituales y sus problemas cotidianos, pero siempre planteado con un tono positivista, humanizado y esperanzado. K.R.I.T. nos sumerge en su mundo y nos lleva en volandas, con un ejercicio de producción perfumado con grandeza e inspiración desbocada. “Yesterday”, “Boobie Miles” o “Package Store”, con sus aires de soul noir; “Me And My Old School Guitar” o “Insomnia”, que definen el crunk crepuscular; o “Wake Up” y “The Alarm”, inabarcable rap de duermevela, son algunos de los argumentos a los que se aferra este disco para desplegar su enorme talento. Lo tendrá difícil el hip hop en este 2012 para sonar más elegante y estiloso.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar