Darlings Darlings

Álbumes

Kevin Drew Kevin DrewDarlings

7.8 / 10

Cuando un supergrupo lleva un tiempo en silencio pueden pasar dos cosas. Una, que se reúnan en una gira multitudinaria que les reporte unos buenos beneficios y les lleve por todo el mundo. O dos, que alguno de sus miembros se anime a publicar un disco en solitario. Broken Social Scene no harán lo primero, por lo menos, no de momento, ya que sólo tienen una fecha confirmada en su Toronto natal. Lo que sí ha ocurrido es que su líder espiritual, Kevin Drew, se haya decidido a dar con un nuevo álbum como solista. Aunque “Darlings” es ya su segunda incursión por su cuenta, hay que tomar en consideración que su estreno en largo, “Spirit If…”, formaba parte de una serie titulada “Broken Social Scene Presents:”, en la que cada álbum era de un miembro distinto de BSS pero asistido por otros compañeros, en este caso Ohad Benchetrit y Charles Spearin. Por eso desde Arts & Crafts, su sello, consideran que “Darlings” es su ópera prima como solista propiamente dicha, aunque esto es algo que habría que coger con pinzas. Lo que sí es cierto es que muestra a un Kevin Drew más maduro que nunca. Normal, han pasado siete años desde entonces, y ya roza los 40. Como LP de madurez, “Darlings” se nota que tiene un sonido más refinado. Que también es "más honesto y revelador en sus composiciones, a menudo el centro de las canciones en lugar de los efectos y las improvisaciones como antaño". Si lo comparamos con “Spirit If…” es un disco más pop y menos experimental, hasta tal punto que cuenta con 11 temas en lugar de 15 y más importante, dura 43 minutos en lugar de 69.

“Darlings”, en definitiva, va al grano, y tras una brillante introducción acústica que pone sobre la palestra una producción de cinco estrellas llega su primer pelotazo, “Good Sex”. Algunos podrían considerarla como la segunda parte de esa “Lover’s Spit” que escribió en 2002 con Broken Social Scene. Es indie-rock de guitarras brillante, con un sonido plateado, unos versos que se pegan a la piel y que tratan, como ya habréis podido deducir, sobre las bondades del sexo. “Good sex it never makes you hollow / good sex it never makes you feel clean”, canta aquí Drew. Sabias palabras de un tipo que seguro que sabe de lo que habla. Este trabajo es todo delicadeza, y se demuestra en cortes como “It’s Cool”, que parece la respuesta canadiense a Air. Es un buen tema, pero lo mejor aún está por llegar. La electrónica también tiene un papel preponderante en la obra en solitario de Kevin Drew como en Broken Social Scene. Es el caso de esa “Mexican Aftershow Party” con una caja de ritmos que suena enfrentada a unas discretas cuerdas. Aquí nuestro protagonista exhibe un carisma insultante, se sabe el rey de la función y lo explota al máximo. Se perdona, pues, que luego se quiera transformar por momentos en Chris Martin en la lánguida “You Gotta Feel It”.

El álbum atraviesa otro bache con la seca, insulsa y algo folkie “First In Line”. Afortunadamente, vuelve a recuperar el tono con “Bullshit Ballad”, que de gilipollez tiene poco y de balada menos. Es un energético número springsteeniano adornado con sintetizadores que está más cerca de sus compatriotas Handsome Furs que de Broken Social Scene. Los ánimos se calman en la serena “My God”, muy íntima toda ella, que nos muestra al Drew más vulnerable. También es brillante “You In Your Were”, cercana en espíritu al shoegaze, con unos coros femeninos que harán derretir a cualquiera. Gusta pensar que podría pasar por ser la secuela de “Sweetest Kill” de BSS. “Darlings” es un trabajo más heterogéneo, delicado (cerrar con un número como “And That’s All I Know” es tener un gusto exquisito) con una producción mucho más trabajada que da, por tanto, unos resultados mucho más satisfactorios que en el pasado. Sí, tiene un par de tropiezos que le impiden ser la obra maestra que podría aspirar a ser, pero mientras no vuelvan BSS, esta metadona es mierda de la buena.

)

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar