Dark Was the Night Dark Was the Night

Álbumes

Varios Artistas Varios ArtistasDark Was the Night

8.6 / 10

Varios Artistas  Dark Was the Night 4AD / POPSTOCK!

Casi por definición, un disco benéfico es un disco maléfico, hasta arriba de temas no empleados antes por alguna razón o parejas sin química. ¿Por qué la caridad sacará lo peor de tantos artistas? Como excepción a la regla, como camino a seguir, y además a pies juntillas, siempre han estado los grandes recopilatorios de Red Hot, la entidad creada por John Carlin para dar mayor visibilidad a los enfermos y portadores del virus del sida. Y su vigésima entrega, con los hermanos Dessner de The National como comisarios, es uno de sus mayores logros hasta la fecha: un megalómano quién-es-quién del mejor indie rock de esta década –apenas falta nadie– con aportaciones inéditas nada prescindibles, sino casi siempre cerca del sobresaliente o la matrícula. Si es que casi parece una competición de emoción. A ver quién hunde más hondo. A ver quién duele mejor.

Puestos a coronar un vencedor, podríamos elegir a los propios The National, con esa exquisita “So Far Around the Bend” con arreglos de Nico Muhly. No, no ganan Arcade Fire, Beirut ni Spoon, mal que me pese entre los menos memorables del lote. Sí que hunden también a base de bien –rechazando, sin recato, el optimismo, pese a estar del lado de Obama– Bon Iver, Kevin Drew ( Broken Social Scene), The Decemberists, Andrew Bird, Riceboy Sleeps (dos Sigur Rós robando el trabajo a Jóhann Jóhannsson), Yo La Tengo, Grizzly Bear… Estos últimos aniquilan doblemente, con reelaboraciones más llenas pero igualmente etéreas de “Deep Blue Sea” y, a dúo con Feist, “Service Bell”, dos minutos y medio mágicos, turbadores e imposibles, para mantener en repeat hasta que el alma aguante. Si el inminente “Veckatimest” del grupo de Brooklyn sigue las directrices de ambas aportaciones, será una obra maestra absoluta.

Como estamos ante un disco Red Hot, el encuentro especial es una constante (brillante ese encuentro inicial de Dirty Projectors con David Byrne), como también las versiones ( Stuart Murdoch se acerca a la tradicional “Another Saturday”, Cat Power a “Amazing Grace”, y Kronos Quartet a Blind Willie Johnson, con el tema que da apropiado título al proyecto). O claro, los covers compartidos: Bryce Dessner y Antony miran hacia Dylan (“I Was Young When I Left Home”); Conor Oberst se versiona a sí mismo ( “Lua”) junto a Gillian Welch; y José González y The Books conducen a Nick Drake ( “Cello Song”) hacia un terreno de pulsaciones electrónicas. Los momentos únicos son, en fin, multitud. Porque, ¿saben que Sufjan Stevens se marca una opereta cósmica a partir del “You Are the Blood” de Castanets? ¿Y que la aportación de Buck 65 es una reelaboración de esta odisea con el apoyo de Serengeti, el rapper de Chicago? Hay otras sorpresas, pero tendrán que sacar la tarjeta de crédito para descubrirlas y disfrutarlas. O deberían: reírse de la generosidad es feo. Hagamos el favor de ser buenos.

Juan Manuel Freire

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar