Dark Crawler Dark Crawler

Álbumes

Terror Danjah Terror DanjahDark Crawler

7.3 / 10

Un gremlin ríe de forma demencial en medio de la noche. No, esto no es un reboot de la popular franquicia de Hollywood de los 80s, más bien es el signo que delata que estás escuchando un lanzamiento de Terror Danjah. Por lo que se refiere a marca sónica en la música de baile moderna, la característica risa de Terror Danjah es una de las menos molestas y más reconocibles, y sulo largo de todo el segundo álbum del productor, “Dark Crawler”, suena simplemente perfecta.

Despojados, crudos y arenosos, los riddims de Terror Danjah siempre han capturado las cualidades esenciales del grime, tal y como se ejemplifica en el doce pulgadas que lanzó en Hyperdub y en otros sitios en los últimos años. “Dark Crawler”, sin embargo, no es un disco de grime en sí; refleja, en cambio, una paleta sónica y de tempo más amplia. Pero no os equivoquéis: los mejores momentos son aquellos en los que el productor se recrea en lo que mejor sabe hacer.

El álbum empieza de manera muy cinematográfica con la intro, que pasa por ser una suerte de versión del tema de James Bond hecha por Terror, completada con cuerdas dramáticas y vientos. Esto lleva hacia “Mirror’s Edge”, la intro de la que se sirve, igualmente, para crear ambiente, recordando una película de terror. Aunque no es un susto lo que te hará saltar de la silla, sino el drop.

El primer gran momento llega con el corte homónimo, que cuenta con la voz de Riko Dan. El caudillo londinense entra implacablemente con la usual mezcla de bragadoccio, rapeados rápidos y slang del este de Londres, dejando al oyente herido y maltratado, o quizá más exactamente quemado por los ojos láser (tendrás que ver el vídeo si es que no entiendes esta referencia). El riddim es tan grande como la personalidad de Riko ante el micrófono, con martilleos de cajas unidos a samples y elementos melódicos que vuelan dentro y fuera del alcance del oído tan rápido como las rapeos de Riko. Es mucho, y un recordatorio de que cuando se hace bien el grime es aún uno de los estilos musicales más poderosos que existen. “Full Hundred” hace un inteligente uso de un break de percusión reconocible al instante parar mostrar la comodidad que siente Terror fuera del terreno que suele pisar. Llámalo la jam hip hop del álbum o lo que quieras, la manera en la que teje la melodía de bajo alrededor del break de percusión es tan funky como el batería de James Brown.

El riddim de “The Dark Crawler” vuelve unas cuantas canciones después, y de nuevo dos canciones después de eso, apareciendo un total de tres veces en el álbum. En la segunda, Mayhem, Deadly y Saf One se encargan de las tareas al micro. Se las apañan bien pero desafortunadamente están apretujados entre Riko y Trim (que aparece la tercera vez junto a Kozzie), lo que significa que la suya es la menos memorable de las tres versiones. Trim se bate a palos con Riko al contradecir la energía del riddim con su flow despreocupado y sus giros líricos del rollo ‘¿acaba de decir eso?’, demostrando una vez más por qué es uno de los mejores MCs de grime.

En medio y después, en la segunda y tercera versión de “Dark Crawler” nos obsequian con lo que quizá puede ser considera la versión más suave de Terror. “You Make Me Feel” con Meleka es una producción con cualidades ensoñadoras y más que una insinuación a la dulzura R&B, mientras que “Delicately”, con Ruby Lee Rider, es igualmente dulce gracias a la voz, aunque con un toque más sucio, especialmente la línea de bajo, y un tempo más rápido que nos lleva a territorio drum’n’bass. De todos modos, en ambos casos hay algo que no está del todo bien en el contraste entre esas dos pistas y el rollo arenoso del resto del álbum. Las enfermizas (y dulces) voces femeninas no encajan con las producciones como lo hacen los MCs en las distintas versiones del Crawler riddim.

El álbum se cierra con “Moschino”, en el que Terror consigue mezclar las estéticas grime y drum’n’bass sin que suene como un completo lío. Es un testamento de lo que parece ser un deseo de experimentar en este álbum más allá del estilo por el que es conocido y, como tal, es una manera apropiada de cerrar el álbum –técnicamente no es el cierre ya que hay una outro que mezcla el rollo James Bond de la intro con elementos del riddim de “Dark Crawler”, pero ya sabes lo que quiero decir.

Es finalmente este deseo de experimentación, y los diversos caminos a los que lleva, lo que hace de “Dark Crawler” un gran trabajo de Terror Danjah, uno al que deberías dedicarle tiempo sólo por las sorpresas que depara.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar