DJ Kicks DJ Kicks Top

Álbumes

John Talabot John TalabotDJ Kicks

8.3 / 10

A día de hoy, el deep house en su versión más aseada es el género que manda –más con guante de seda que con mano de hierro, valga la aclaración– en el clubbing internacional. Y aunque se trata de una regresión retro hasta aquellos días gloriosos de groove y jacking sinuoso en metrópolis como la Nueva York de los 90, no menos cierto es que este revival, optimista y luminoso tras muchos años de ondas extrañas y vibraciones oscuras, desprende un suave aroma a alcanfor, gratificante sólo si se le da cuartelillo a la nostalgia. Por supuesto, hay una alternativa: en paralelo en los Bondax y los Bicep de ahora, existe una escuela paralela de house mucho más sucio y con una mayor carga experimental. Sobre todo, más lento. No parece haberse acuñado aún una etiqueta que permita distinguir esta corriente más interesante de aquella otra más familiar, pero sus rasgos están bien definidos: las pulsaciones rítmicas son bajas, muy por debajo de los 120 bpm; la textura es descuidada, repleta de impurezas, detalles ruidosos, restos de sonido residual como heredados de una cinta magnética desgastada por el uso o un vinilo crujiente. Es un house cultivado en comunidades underground de ciudades insospechadas –Austin, Barcelona, Estocolmo–, que se ha amplificado vía Londres y Brooklyn, y al que en buena parte John Talabot le dedica un “DJ Kicks” que ha llegado a la actualidad discográfica para sentar cátedra.

No existe ningún otro título ahora mismo que sea tan didáctico sobre las virtudes de este slow house (o screwed house, o lo que fuere) de baja fidelidad como lo es este mix firmado por el DJ barcelonés. Sin ni siquiera ser exhaustivo en la selección de artistas, pues algunos nombres importantes no asoman por el tracklist –así a bote pronto, Huerco S. o Kassem Mosse–, sí es implacable a la hora de exprimir una emoción y un groove que jamás pisa el acelerador más de la cuenta, y que siempre se mantiene en una línea rítmica lo suficientemente movida como para agitar cabezas y pies en esos instantes en los que el club parece congelado, como una naturaleza muerta, pero nunca desaforada o eufórica. A lo largo de 27 cortes mezclados con transiciones exactas, ni muy abruptas ni muy largas, encontrando la manera de que el conjunto funcione como un megamix o un larguísimo track que va encontrando, poco a poco, un punto de aceleración y plenitud, John Talabot demuestra que sí existe esa opción alternativa, que mientras cierto house va camino de perder su buen nombre, hay otra facción de la escena en plena ebullición creativa, heredera de aquel otro deep house de los 90 que se gestaba en Detroit y en Berlín al calor del techno espacial y el dub marca Hardwax.

La estructura ideada por John Talabot es de una exactitud ejemplar: los primeros cortes dan forma a una larga introducción que sienta las bases del estilo elegido y limita la velocidad; por ahí aparecen Pye Corner Audio –dos veces, con esos dos temas raros con los que se apartó momentáneamente de su característico easy listening esotérico–, un remix de Andy Stott del “I Heard Them Say” de Maps, piezas de nuevos héroes de este house intrincado como MadTeo o Harmonious Thelonius: el avance es cauto, constante y aplastante, como un elefante pisando con patas de gato. A partir de su propio tema original creado para DJ Kicks, “Without You”, John Talabot abre ligeramente el espectro, y del sonido arrastrado y oscuro evoluciona hacia un tipo de house más expansivo, como si se hubieran descorrido las cortinas y entraran algunos rayos de luz, pero sin negociar de manera dramática el tempo del mix: prosigue en pocos bpm, introduciendo piezas de un carácter algo más psicodélico como los “Bonus Beats” de Bostro Pesopeo & Pional o el falso trance de Alex Burkat en “Shower Scene”, fundido con un recordatorio –por si alguien se iba olvidando en ese momento de lo que había pasado antes– de que todavía estamos en un territorio inestable y sucio: Mistakes Are OK (otro de los proyectos inminentes del sello Hivern) está ahí con “Night Watcher” para atemperar las cosas.

Pero el mix va creciendo, se expande como el propio cosmos que se ha autoconstruido, y en el tramo final todo se engrandece –pero, nótese una vez más, nada se acelera; el pulso lo mantiene John Talabot radicalmente firme, innegociable, inflexible ante cualquier posible tentación festiva–. Se engrandece con la entrada de texturas más expansivas, de recursos que indican un matiz de maximalismo –melodías que recuerdan a música disco antigua, como las de “Innermind” (Paradise’s Deep Groove), o nuevos destellos progresivos como el de Samo DJ en “Tai Po Kau”, una de las joyas editadas por el sello L.I.E.S.–, se americaniza con cortes pata negra firmados por DJ Jus-Ed ( “Turn Off the Century”) y se contagia poco a poco de pop y funk hacia el final, cuando entran “Juno Jam” (Genius of Time), el “It’s All Over” de Pional en remezcla de Locked Groove, y el estreno de Talaboman (John Talabot + Axel Boman) con una chirriante “Sideral”.

“DJ Kicks” no es el disco que sitúa a John Talabot en la primera división de la electrónica mundial, porque ahí ya lleva más de un año, cómodamente, en una plaza ganada a conciencia, con argumentos inatacables. Pero sí consolida la posición con lo dicho: una exhibición de criterio musical a la que no se le puede toser. No hay ningún hit fácil, ninguna broma privada, ningún desliz; el mix es una roca compacta, con sus irregularidades pero sin defectos llamativos. Es, también, uno de los mejores volúmenes de la serie “DJ Kicks” que se recuerdan, no únicamente de entre los de la última etapa –en la que, entre Kode9, Photek y Scuba, han aparecido varias entregas de nivelazo–, sino de toda la historia de la serie, como cuando Carl Craig se hacía en 1996 una sesión de rarezas de Detroit vía Londres que nos ponía en órbita en cuatro bombos. El nivel está ahí arriba, y John Talabot puede estar orgulloso de haber rubricado y reafirmado su entrada en la historia.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar