Cruel Summer Cruel Summer

Álbumes

G.O.O.D. Music G.O.O.D. MusicCruel Summer

7.1 / 10

En los tiempos que corren, la idea de publicar un disco a modo de carta de presentación de un sello y su catálogo de artistas tiene poco sentido. Si antes estos se convertían en lanzadera pública de rappers noveles que estaban preparando su debut y todavía no gozaban de seguimiento y exposición –ni las mixtapes eran tan populares ni Internet estaba tan presente en nuestras vidas–, actualmente su labor queda en entredicho. En el caso de G.O.O.D. Music, el sello creado por Kanye West en 2004, esta sensación incluso parece más acentuada: de los doce artistas que tiene en nómina la compañía discográfica, solo Cyhi Da Prynce está pendiente de debutar oficialmente, aunque ya ha publicado varias mixtapes que han gozado de cierta notoriedad. A los demás –Common, John Legend, Mos Def, Kid Cudi, Big Sean, Pusha T o 2 Chainz, entre otros– no solo los tenemos ya muy escuchados, sino que conocemos su trayectoria y no existe, por tanto, la posibilidad de descubrimiento o sorpresa. ¿Qué sentido tiene, pues, este “Cruel Summer”?

En apariencia se podría decir que su cometido es el de reivindicar el sonido y la filosofía creativa del sello como punta de lanza del hip hop norteamericano del momento. Y ese es el aspecto en que el álbum se sitúa más cerca de “My Beautiful Dark Twisted Fantasy”: en la idea de canciones muy largas y evolutivas, saturadas de featurings vocales, y en la idea de formar un amplio equipo de productores que colaboran estrechamente en la confección de cada canción, un concepto más cercano al brainstorming que a la producción al uso. Esto último se convirtió en el leitmotiv del último álbum de West, con canciones en las que llegaban a unir fuerzas hasta cuatro o cinco beatmakers a la vez, que en cierto modo es lo que pone en práctica Dr. Dre en sus proyectos en solitario, aunque en muchos casos esa ayuda nunca se acredita ni figura. Lo hizo en “MBDTF”, en “Watch The Throne” y lo vuelve a hacer aquí: ‘Ye delega en otras mentes, algunas de ellas apadrinadas por el propio sello –Hit-Boy, por ejemplo–, otras procedentes de otros ámbitos –Hudson Mohawke– en una clara demostración de astucia creativa que le permite renovar, diversificar y enriquecer su discurso sin renunciar al control de todo el proceso.

“Cruel Summer” no es un disco de Kanye West. Y corre el riesgo de que para el imaginario público lo sea o lo parezca. Pero aunque el de Chicago supervisa o interviene, por poco que sea, en casi todas las producciones del disco, el sonido del mismo no le pertenece como en sus grabaciones en solitario. Se nota, sobre todo, en un planteamiento disperso y poco conectado en el que los momentos inspirados brillan con mucha luz y los momentos prescindibles naufragan de forma considerable. La primera parte del recorrido, hasta “The Morning”, aglutina los grandes hallazgos del contenido: “To The World” es una anticlimática pista de inicio, de estructura indefinida y vocación épica, con un R. Kelly pletórico y con el propio ‘Ye en plena borrachera de ego y vacile. “Clique” podía haber encajado con tranquilidad entre los mejores momentos de “Watch The Throne”, con un nuevo dueto ágil y vivo entre Jay-Z y Kanye tan solo mancillado por la presencia de un Big Sean que cada vez parece más conforme con su rol de imitador limitado de Drake. “New God Flow” es, con mucha diferencia, la mejor canción de todo el disco, la que recupera con más intensidad la sensación de grandeur y maquinaria perfectamente engrasada del imaginario ‘Ye y la que, a su manera, mantiene contacto con la facción más dura de sus seguidores. “The Morning” es otra pieza compleja que guarda muchas conexiones con “MBDTF”, y “Cold” es un contundente intento de hit de club del que sale airoso en compañía de DJ Khaled.

Es a partir de aquí que salen a flote los principales defectos del disco y, en cierto modo, del proyecto: a excepción de “Bliss”, notable contribución de Hudson Mohawke en clave de AOR ochentero, las cinco canciones restantes, que viajen en una dirección de perfil más radiable y colindante con el R&B, flaquean en comparación con sus predecesoras y representan la vertiente más prescindible del sello. Pero los problemas de “Cruel Summer” no empiezan y acaban en cinco producciones mediocres e innecesariamente azucaradas. A ello cabe sumar la sensación de que no todos los invitados a la fiesta están a la altura de las expectativas y las necesidades de la empresa –Big Sean, Cyhi Da Prince, 2 Chainz y Pusha T plantean serias dudas sobre la conveniencia de su militancia en el label–, de que el baile de nombres entorpece la cohesión y unidad del disco y, sobre todo, de que en algunas de las letras de Kanye se acusa la ausencia de drama y conflicto, dos elementos siempre presentes y latentes en aquellos episodios en los que el rapper y productor ha conseguido sus mayores cotas líricas. Es este un Kanye menos presionado y atormentado, y esto transmite una sensación de ligereza al contenido que le resta fuerza en muchos de sus minutos. En contra de lo que muchos vaticinaron, “Cruel Summer” no es un desastre ni tan solo una suma alocada de estrellonas: las cuatro o cinco canciones de peso que sirven de arranque del mismo le salvan la cara al proyecto y, por encima de todo, dejan claro que todavía queda mucho ardor en la infatigable cabeza de Mr. West.

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

The Interview

Actualidad

Así es como una película muy idiota casi hace saltar el mundo por los aires

James y Seth sólo querían pasarlo bien, pero la cosa se les fue de las manos

leer más
NoTTIP

Actualidad

Así es el tratado que no quieren que conozcas porque cambiará nuestras vidas

Hablamos con Luis de Rico, de Ecologistas en Acción, para saber más sobre el acuerdo de libre comercio entre Europa y Estados Unidos.

leer más
avión

Historias

Este avión sin ventanas podría llevarte a cualquier parte del mundo en 4 horas

El Skylon podría revolucionar el transporte aéreo en una década.

leer más
gaza

Actualidad

Cuando los niños hablan, las bombas callan

“Me hirió en la barriga y se me salieron las tripas. Yo soy una niña, no tengo misiles, no deberían hacer estas cosas”.

leer más
tattoos

Actualidad

Quiero llevar todos los colores del mundo en mi pecho

Este tatuador tiene más de 32.000 seguidores en Instagram, ¿cuánto vas a tardar tú en darle al follow?

leer más
boredotdeath

Historias

27 momentos en los que he pensado que me quedaré soltero para siempre

:(

leer más
oficina

Actualidad

En esta oficina está prohibido sentarse

'The End of Sitting' busca replantear la manera en que trabajamos.

leer más
Venga Monjas

Actualidad

Vídeo-agitadores: la nueva comedia se rebela

Los vídeo-agitadores exploran el humor absurdo a un nivel que no habíamos visto antes en España.

leer más

cerrar
cerrar