Crazy Clown Time Crazy Clown Time

Álbumes

David Lynch David LynchCrazy Clown Time

7 / 10

SUNDAY BEST

Es maravilloso cómo las piezas se van ensamblando en el universo de David Lynch. Cada aportación -ya sea artística o no- puede parecer aislada, pero forma parte de un todo tan fascinante, tan profundo y tan perfecto que asusta un poco. Sus cortos, sus películas, sus series, sus anuncios, su fotografía -industrial, animal y dental-, sus partes meteorólogicos, su música, su club. Las declaraciones, las mujeres, la meditación trascendental, la sordera, el tupé, las camisas blancas abotonadas hasta arriba, los cigarros, la mirada tan abismal, siempre parapetada por párpados cansados. Las piezas se acoplan, funcionan como una máquina de dios: para el cine, empieza la música, se mantiene la fotografía. En realidad, todo parece suceder de acuerdo a un magnífico plan: hacer solamente lo que le hace feliz y lo que va a hacer felices a los demás. Una de las líneas de pensamiento de Meditación Trascendental, la filosofía oriental a la que Lynch está entregado en cuerpo y alma, asegura algo que parece muy simple: si tú eres feliz y estás en paz y consigues que tu círculo más cercano también lo sea, así, sucesivamente, se irán ampliando los contornos de la felicidad.

La Meditación Trascendental le hace descubrir y disfrutar las cosas con un alborozo tan inocente que enternece. Mientras otros dinosaurios artísticos se esponjan al decir que el hip hop o la electrónica son expresiones musicales infernales, a él le hacen feliz. Sus obsesiones musicales pasaban por el rock, el jazz y el blues y podría haberse quedado para siempre ahí, detenido e inmóvil en el tiempo. Pero cuando llegó a la electrónica, aseguró que era algo maravilloso que traía mucha felicidad al espíritu. Compuso entonces dos pequeñas joyas: “I Know” y “Good Day Today”, que ahora se incluyen en este “Crazy Clown Time”.

La luminosidad que irradia este concepto de la felicidad en Lynch es paradójico y extraño. Sus ejercicios artísticos siempre resultan oscuros, inevitablemente. También surrealistas. Es como la escena con la que empieza “Terciopelo Azul”, con esos jardines perfectos y relucientes de los suburbios americanos, con el agua de los aspersores empapando dulcemente todo, con la tranquilidad y la paz de la hora de la siesta... hasta que a un hombre le da un ataque y muere rodeado de esa belleza calma.

“Crazy Clown Time” es otro ejercicio artístico oscuro y surrealista de David Lynch. Son 14 canciones dominadas por todas las cosas que le gustan: el rock, la reverberación extrema, el delay, las atmósferas torturadas, las voces robóticas, el ritmo drónico, la electrónica suave, lo sexy, lo surrealista, lo misterioso. Y lo raro. “Pinky's Dream”, la canción que abre el disco interpretada por Karen O -la nueva musa de la oscuridad- iría perfecta en esa gran escena de “Fuego Camina Conmigo” en la que Laura y Donna bailan un rock tortuoso y paraonide en un club de luces esquizofrénicas antes de empezar una orgía y que ahora podría ser el Club Silencio, en París. El resto de temas son puro Lynch. Meditaciones sobre la iluminación y la caída de los dientes en “Stuck In The Middle With You”, los susurros absurdos de “She Rise Up”, la locura de “Crazy Clown Time”, la letanía progresiva y asfixiante de “Strange And Unproductive Thinking”. La conclusión de esto es como la de sus otras expresiones artísticas: es arte para muy pocos, muchos no lo entenderán y serán tan impertinentes de decir que no se entiende o preguntar qué significa. Con lo placentero que es, simplemente, disfrutar de ello y ¿ser feliz? Mientras, las piezas siguen ensamblándose. Este tío de los cuellos abotonados hasta arriba es dios.

Marta Hurtado de Mendoza

David Lynch - Crazy Clown Time

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

aplec

San Miguel

Caracoles intentan escapar de una olla hirviendo con mochilas y paracaídas

¿Cómo vive el caracol la fiesta? ¿Y si de pronto decidieran escapar de la olla?

leer más
silla

Lacoste

El hombre que necesitaba sentarse a dos metros sobre el suelo

Toda la vida se había sentado un peldaño por encima de los demás.

leer más
George Price

Historias

El científico indigente que murió por investigar los orígenes de la bondad

¿Existe el verdadero altruismo o actuamos siempre movidos por un interés egoista?

leer más
igor

Actualidad

9 motivos para no echar de menos la juventud

La juventud pasó, pero su recuerdo sigue tan vivo como una cicatriz.

leer más
sgseh

Noticias

Así es crecer en Twin Peaks en la vida real

Así es crecer en Twin Peak.

leer más
apocalipsis

Ficciones

Por qué la vida en pareja se parece a un apocalipsis zombie

¿Podrá un apocalipsis zombie reconciliar a dos corazones rotos?

leer más
ducha

Historias

19 pensamientos de ducha cuya lógica aplastante te dejará KO

A primera vista parecen tonterías, pero gozan de una lógica aplastante y pueden dar lugar a grandes ideas.

leer más
Heysel 85-15

Actualidad

Aquel día, el infierno se hizo estadio de fútbol

Bruselas, 29 de mayo de 1985: Juventus vs Liverpool.

leer más

cerrar
cerrar