Compilation 1991-2004 Compilation 1991-2004

Álbumes

Biosphere BiosphereCompilation 1991-2004

7.3 / 10

La carrera de Geir Jenssen como Biosphere comienza en 1991, pero antes fue Bleep –editó un disco (casi) fundacional del ambient-house en 1989, aquel seminal “The North Pole By Submarine”– y estuvo en el grupo Bel Canto, pionero del pop electrónico en Noruega. Desde entonces, su hoja de servicios incluye más de diez LPs editados a su nombre o en colaboración con Deathprod y The Higher Intelligence Agency, y un buen puñado de EPs. Sin embargo, en todo este tiempo jamás se ha publicado una antología sistemática y completa de su trayectoria, una de las más coherentes de todas las que se han desarrollado en el ambient. Ni siquiera “The Best Of Biosphere” (Sony Japan, 1996) serviría para ese propósito, primero por la rareza de su procedencia, sólo para el mercado nipón, y porque se concentra en sus dos primeros LPs, “Microgravity” (1991) y “Patashnik” (1994), dos coqueteos con la música de baile antes de centrarse de manera exclusiva en las texturas gélidas e ingrávidas a partir de “Substrata” (1996). Dicho esto, lamentamos decir que “Compilation 1991-2004”, a pesar del título, tampoco es ese disco que pudiera poner orden a la trayectoria de más de dos décadas de Genssen. Otra vez será.

Esta “Compilation” es otro tipo de retrospectiva: es la colección de piezas editadas por Biosphere en antologías y compendios de diferente procedencia a lo largo de casi 15 años, todas ellas enterradas por el paso del tiempo, olvidadas y difíciles de localizar, salvo en la jungla de la segunda mano. No hay ningún giro inesperado de la historia, ninguno de estos momentos es revelador de una transición o un giro a mejor –si algo tiene Biosphere es que todo lo importante lo ha dicho en sus álbumes, cuando ha querido y por extenso, hasta llegar al reciente “N-Plants” (2011)–, pero para sus fans más fieles puede ser una buena ayuda con la que acabar de cerrar la integral de su material más valioso sin tener que estar ahorrando todo un mes para comprar una decena larga de títulos en Discogs. Lo que sí ayuda a entender muy bien la evolución de Biosphere es la secuenciación del material: ordenado según su año de aparición, la primera pista se remonta a 1991 – “Hypnophone” formaba parte de una selección de música electrónica noruega de ese año– y en las dos siguientes, sus míticas apariciones en los volúmenes “Trance Europe Express 3” ( “The Third Planet”) y “Apollo 2: The Divine Compilation” ( “The Seal & The Hydrophone”), escuchamos al Jenssen de la primera época, el que fue lanzado por el sello R&S como la respuesta boreal a The Orb.

Todo lo que viene después evita el ruido y el ritmo y se pasea con silenciosa discreción por la línea más estática del ambient. La ruptura estilística a partir de la cuarta pieza es traumática, pero así precisamente fue el desarrollo de la carrera de Biosphere desde que se fue de Apollo-R&S, fichó por All Saints y de ahí saltó a Touch, derivando su interés por el baile y la astronomía hacia las grabaciones de campo y la geografía más extrema del planeta –perdiendo fans por el camino y ganando otros a medida que se radicalizaba su propuesta–, una vía estética a partir de la cual canalizó su fascinación por lo polar y lo desértico –en definitiva, por las tierras yermas, con las que tanto se identifican piezas como “Valchirie”, “Sun-Baked” o “Vi Kan Tenka Digitalt, Vi Kan Tala Digitalt”, algunas extendidas en más de diez minutos de quietud imperturbable. Las fuentes de origen son diversas –recopilaciones del sello Touch, una colaboración con Jony Easterby para un disco del festival The Big Chill, el ambicioso volumen “Money Will Ruin Everything” de Rune Grammofon–, pero al final el conjunto se hace monolítico a pesar de su liquidez, de su liviandad, tanto si la base es el sintetizador, la guitarra ( “Colpa Mia”) o el órgano ( “Visible & Invisible”). Al final, tras casi dos horas de música en el vacío, “Compilation 1991-2004”, aun no siendo la retrospectiva que merece con justicia Geir Jenssen, acaba por formarse como la reunión de todo ese material disperso e ilocalizable que los fans de necesitaban tener para sentirse más llenos y tranquilos.

Bird Watching

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar