Companion Companion

Álbumes

Gold Panda Gold PandaCompanion

7.8 / 10

Gold Panda  Companion GHOSTLY INTERNATIONAL

El álbum de debut de Gold Panda, “Lucky Shiner”, fue uno de los éxitos discretos del año pasado y su electrónica juguetona y bailabe se ganó críticas entusiastas a diestro y siniestro, e incluso llegó a superar a gente popular como Tinie Tempah en el Premio al primer álbum del diario The Guardian. Su éxito, cocido a fuego lento, a quien más sorprendido dejó, sin embargo, fue al propio Derwin Panda. Porque, ¿sabes qué?, él nunca se puso a hacer música para impresionar a nadie. Él era uno más entre tantísimos otros músicos por todo el mundo que se pasan horas y horas criando joroba sobre su ordenador portátil, sampleando, ensamblando y secuenciando sonidos a altas horas de la madrugada nada más que para satisfacción personal. Derwin nunca imaginó que su música fuera a ser escuchada por nadie más que sus amigos. Por suerte para los demás, esos amigos le convencieron de que su música era demasiado buena como para que se la quedara para sí mismo, y también por fortuna varios sellos estuvieron de acuerdo en que eso era verdad, hasta el punto de editarle tres EPs ( “Miyamae”, “Quitters Raga” y “Before”) que empezaron a pavimentar el camino para el asalto de “Lucky Shiner” al centro de nuestra conciencia aural colectiva.

Aquellos EPs se han recuperado ahora (con un tema añadido) para este nuevo lanzamiento de Gold Panda. El formato de “Companion” anima a compararlo con aquel disco rompedor de The Beta Band, “The Three Eps”, además de compartir una cierta predilección por un ambicioso enfoque psicodélico. Por si fuera poco, también comparte la desarticulación ocasional de aquel disco. Mientras que “Lucky Shiner” se sentía como una obra completa, consistente a niveles emocionales y temáticos, “Companion” parece tartamudear cuando debería estar cantando. Esto se debe, sobre todo, a que la secuenciación de los temas es en orden cronológico, un EP detrás de otro con el tema inédito “Police” arrinconado al final de todo. Y aunque resulta interesante ver cómo se ha ido ordenando su progresión musical, el tracklist también podría haberse beneficiado de una estructura algo más inventiva.

La música también sufre ligeramente en comparación con el álbum que le precede. “Quitters Raga” fue el tema que otorgó fama por primera vez a Gold Panda, y todavía hoy suena refrescante, pero esos samples de música oriental y el entrabancamiento melódico son elementos que Derwin ha logrado refinar con mayor nivel de detalle en grabaciones posteriores. De manera similar, el sólido ritmo de baile 4/4 que golpea a lo largo y ancho de “Mayuri” aquí se muestra más comedido y menos bombástico que el del reciente single “Marriage”. Las habilidades técnicas y la intuición musical de “Companion” son tan impresionantes como en “Lucky Shiner”, con la diferencia de que el álbum se percibe más maduro, con sus rarezas más pulidas en beneficio de un mejor resultado global.

Estas comparaciones temporales, hay que decirlo, son algo injustas, pues “Companion” contiene muchos minutos de música fascinante y hermosa. “Lonely Owl” te hace sentir como si fueras un poeta romántico indolente que acabara de levantarse con resaca en una escuela de música victoriana, y comparte la inclinación folkie y bucólica del primer Bibio con ritmos rotos sedosos del tipo que produce Aidan Moffat cuando se esconde bajo su seudónimo Lucky Pierre. “Back Home” es otro esfuerzo bellísimo en el que se combinan sus típicos samples de cuerda en tono agudo con ritmos graves y palpitantes, mientras que “Fifth Ave” pudiera ser un tema oculto en el álbum “Rounds” de Four Tet, gracias a su delicada nostalgia y esa guitarra acústica grabada del revés. El tema más fascinante sería “Win-san Western”, que oculta un ritmo campaneante y contagioso bajo un ritmo breakcore esquizoide que hasta aprobaría el mismísimo Tom Jenkinson. Es una dirección que sería interesante ver si Derwin quiere seguir en el futuro; por otro lado, es una pena que el corte final, “Police”, opte por todo lo contrario: un ejercicio de sintes y bombos que, aunque comparte el tempo rápido, no llega a ser tan excitante.

Hay mucho de admirable aquí, en cualquier caso, y si te perdiste estos tres EPs en su momento, entonces es una buena oportunidad para ponerse al día. Lo que no quita que, como el título indica, sea una pieza de acompañamiento para el debut en largo de Mr. Panda. El problema al que se enfrenta ahora es al de ser consciente de que ya nunca más va a hacer música en su dormitorio para que la escuche un puñado de amigos; hay un ejército de admiradores en pleno crecimiento que ya tiene los dientes largos a la espera de un nuevo álbum. Si es capaz de soportar la presión y seguir produciendo música tan encantadora como la que a menudo ocupa “Companion”, entonces le aguardará un brillante porvenir.

Kier Wiater Carnihan

Gold Panda - Like Totally

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar