Come Of Age Come Of Age

Álbumes

The Vaccines The VaccinesCome Of Age

7 / 10

Puede que fueran uno de los hypes más sobrevalorados del 2011, pero de lo que nadie no puede acusarles es de no ser unos currantes enfermizos. Dieciocho meses después de que editaran aquel instantáneo “What Did You Expect From The Vaccines?” que apenas superaba la media hora de duración (lo cual era de agradecer, ya que buena parte de sus canciones caían en un bucle reiterativo que no daba más de sí), The Vaccines vuelven con un nuevo largo que se han visto obligados a grabar durante los tiempos muertos del más de centenar de conciertos que han ofrecido durante estos últimos meses. Asumiendo como suya esta era de inmediatez tecnológico-sonora que nos persigue y que apenas deja saborear los lanzamientos, los londinenses se han puesto manos a la obra junto al productor Ethan Jones (Kings Of Leon, Ryan Adams) para tejer en tiempo récord “Come Of Age”, que deja entrever elementos mucho más interesantes que los que mostraron en su debut hace un año. Compararles con Arctic Monkeys o The Drums, ahora, se queda corto.

En tan poco espacio temporal, lejos de repetir al pie de la letra la formula de su éxito, han aportado pequeñas variaciones a su modus operandi. A saber: el reverb inherente en su primera criatura tiene un menor protagonismo (al escuchar esa versión extendida de “Wreckin’ Bar (Ra Ra Ra)” que responde a “No Hope”, puede comprobarse que la voz de Justin Young se alza en esta ocasión en primer plano); los temas tienen una mayor duración que su predecesor y están mejor rematados; demuestran dotes de afinamiento respecto a su escritura (la intentona de explorar su lado femenino en “I Wish I Was A Girl” les aleja de aquellas facilonas letras previas sobre orgullosos jóvenes con el corazón partido) y, por si fuera poco, no tienen reparo en emular aquellas girls bands de los 60 que hicieron de Phil Spector un maestro del género. “I Always Knew”, el mayor ejemplo de esto último, puede considerarse humildemente su mejor pieza hasta la fecha.

A pesar de que “Teenage Icon” y la frenética “Bad Mood” (una apuesta segura para sus futuros directos) podrían haberse colado sin demasiados quebraderos de cabeza en su primer retoño, lo que aquí cuenta es que The Vaccines han sido capaces de firmar un disco sin pretensiones que se vale del entretenimiento como principal premisa. Tienen toda la vida por delante para firmar algo redondo y, al menos, no han involucionado durante estos meses. ¿Puede pedirse más?

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar