Choreography Choreography

Álbumes

Weird Dreams Weird DreamsChoreography

7.5 / 10

Weird Dreams es un cuarteto que viene de ese hervidero musical que es el este de Londres. Todo empezó cuando Doran Edwards, su líder, vocalista y guitarrista, conoció a Craig Bowers (quien con el tiempo acabaría adoptando el rol de batería) en la tienda de ropa vintage en la que trabajaban. Los ratos muertos que tenían mientras no entraba la clientela los mataban charlando sobre su música preferida: el pop de los 50s y las girl-groups de los 60s, y su cineasta fetiche: David Lynch. Hace dos años Craig lanzó el EP de debut –homónimo– a través de su propio sello, Sleep All Day, en formato casete. Poco después ficharon a Hugo Edwards como bajista y a James Wignall como segundo guitarrista para estar a la altura de las circunstancias en el terreno del directo. Su segundo EP, titulado “Hypnagogic Lullaby”, pese a que de corriente hipnagógica tiene bien poco, les sirvió para que los acogiese la pequeña discográfica Tough Love Records, hogar de otras bandas coetáneas – todas ellas, bastante peor que estos chicos – como Girls Names, Brilliant Colors o Fair Ohs.

Se nota que Weird Dreams han compartido escenario en los últimos meses con algunos de los sospechosos habituales de la actual escena indie como Male Bonding, Women y Wild Nothing, entre otros. “Choreography”, su álbum de debut, es una radiografía muy fidedigna de todo lo que se cuece ahora mismo en el pop alternativo. Por ejemplo, “Faceless” tiene mucho en común con la inactiva banda canadiense. Ponértela es condenarte irremediablemente a seguir el ritmo impuesto por la tiránica guitarra con los pies, las manos, la cabeza o lo que quieras. Desde el primer minuto la guitarra emerge como un elemento central y el disco se convierte en un refrescante homenaje a los buenos tiempos del jangle pop. “666.66”, por su parte, podría ser lo que surgiría si Beach Fossils se subiesen al escenario para acompañar a la guitarra a Ariel Pink. Pero hay más, la apertura, “Vague Hotel”, se sostiene a partir de una sección rítmica muy sólida y empieza con unos versos la mar de interesantes ( “I live in an empty room where the shadows call my name”) que comulgan en cierto modo con las atmósferas oscuras y el retorcido hastío existencial suburbano del cine de David Lynch. Con todo, no sería del todo preciso catalogar a este LP como musicalmente oscuro.

A vueltas con los paralelismos con formaciones actuales, “Hurt So Bad” comparte con Girls ese amor por el rock más clásico y unos punteos de guitarra prácticamente idénticos. También en la voz de Edwards se nota un cierto deje afectado que resultaría del cruce entre Christopher Owens y Jonny Pierce (de hecho, esa letra de desamor es muy The Drums). Extremadamente clásica también es la muy surf “Holding Nails”, bastante mejor que muchas de las canciones que ha grabado hasta ahora Spectrals. También hay espacio para deliciosos medios tiempos como “Little Girl”, en la que se arriman a otro de sus sonidos predilectos, el doo wop, pero esta vez, con resultados no tan notables como los grandes maestros contemporáneos en este ámbito, Cults. Subiendo muy poco las revoluciones surge “Suburban Coated Creatures”, que con ese título bien podría pasar por ser una canción de Real Estate, pero es que además coinciden con los de Nueva Jersey a la hora de crear melodías cristalinas semiperfectas. El cuarteto parece desenvolverse bien en casi todos los registros, como en la casi acústica “River Of The Damned”, con un tramo final que abraza el folk. Con todo, es de justicia decir que “Choreography” baja ligeramente el listón en los últimos minutos ( “Velvet Morning” ofrece una melancolía dream-pop que no aporta demasiado y “Summer Black” se agarra casi únicamente a un estribillo pegadizo).

El sinfín de comparaciones que se establecen al escuchar este álbum no debería interpretarse como si Weird Dreams se dedicasen a saquear de entre todo lo que ahora gusta dentro del indie pop y mezclarlo con una batidora para dar con “Choreography”. En todo caso lo que han hecho es ofrecer un encomiable trabajo que si no nos dijesen de quién viene podría pasar por ser una mixtape con lo bueno y mejor de bandas actuales.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar