Celebration Rock Celebration Rock Top

Álbumes

Japandroids JapandroidsCelebration Rock

8.4 / 10

Cuentan Japandroids que una vez lanzaron al mercado en abril de 2009 su álbum de debut, Post-Nothing, decidieron emprender una gira lo más larga posible. Era lo que siempre habían soñado. Lo suyo no era hacer música, sino tocarla en vivo, algo que ocurre con más bien pocas bandas, que se quejan de tener que subsistir a base de centenares de conciertos de promoción. Así que tras año y medio dando la vuelta al mundo con su incendiario directo tuvieron que volver a casa. Y aunque esto tiene sus evidentes ventajas, ya saben, descansar, ver a la familia, compartir cervezas con amigos, ellos se lo tomaron como un contratiempo. Conscientes de que la única manera de volver salir al ruedo era grabar un nuevo disco, Brian King y David Prowse dedicaron buena parte de 2011 a hacerlo. Y aunque reconocen que les costó porque no se consideran a sí mismos compositores, terminaron dando con su segundo largo, “Celebration Rock”, que dice nutrirse mucho de su experiencia sobre los escenarios. “En muchos momentos de este nuevo LP tratamos de simular el sonido de lo que creíamos que el público haría durante las canciones. Ambos gritábamos en el estudio como si estuviésemos frente al público”, explicó de sus objetivos (cumplidos) de cara a este trabajo.

El disco se titula conveniente “Celebration Rock” porque no es más ni menos que eso, una excelsa celebración del rock. No una oda, sino fiesta pura y dura. A diferencia de otro dúo guitarrista-batería con el que a veces han sido comparados ( No Age), los canadienses optan aquí por la vía rápida, la de lubricar al oyente con unas canciones explosivas y eufóricas que más tarde servirán en directo para que el público de sus conciertos –ya bien cocido– se adentre en salvajes pogos con los codos en alto. El suyo es un rock ruidoso sin aparentes ambiciones artísticas, pues no hay aquí los pasajes experimentales del dúo de Los Ángeles. Lo que hay son ocho temas con una energía tan desatada como si Hulk fuese hasta las cejas de coca y una producción que limpia, sin pasarse, el sonido borroso de “Post-Nothing”.

Por si la idea de la celebración no quedase suficientemente clara en el título del álbum, Japandroids deciden introducir acertadamente al principio y final del LP el sonido de unos fuegos artificiales para realzar así lo que viene entre medio. Tampoco ha sido una elección al azar colocar a “The Nights Of Wine And Roses” y “Continuous Thunder” donde las han puesto. La primera sigue la senda de “Post-Nothing”: distorsiones, subidas imprevistas de volumen, instrumentación violenta y los clásicos “Oh-oh-oh-ohhh” para volver loco al personal, ya sea de Cuenca, Salford o Bucarest. Por otro lado, el cierre muestra una vertiente de la dupla de Vancouver a la que no nos tenían acostumbrados: un medio tiempo, épico como pocos, con unos redobles de percusión de toma pan y moja que dan sentido al título del corte y algunos de los mejores versos que han escrito jamás: “You took my hand / From the cold glistened rain / Dressed with the knives / Arm in arm with me / Singing out loud yeah yeah yeah / Like continuous thunder”.

También se advierten algunos cambios en “For The Love Of Ivy”, aunque en este caso es evidente. Efectivamente, se trata de una versión de la influyente banda de punk blues The Gun Club, que en el pasado ha sido reinterpretada por un sinfín de bandas. Japandroids deciden ofrecer aquí un clásico corte de garage punk en el que la voz entabla un diálogo con la guitarra y la batería. No sabemos si por falta de material o porque son conscientes de que se trata de la mejor canción que han grabado hasta la fecha, el dúo incluye en su segundo disco “Younger Us”, ese bullicioso sencillo de 2010. Realmente no hay mucho más que hablar de este tema, que con sus poco más de tres minutos y medio deviene un huracán. Si en casa, ya sea con cascos o con el equipo de sonido a tope, puede hacer mucho daño, imagínense qué puede ocurrir en el terreno del directo. Líricamente es, además, otro de los grandes momentos del grupo, ya no por su temática –los primeros compases de una relación amorosa– sino por esos dos versos tan simples como certeros y sin clichés: “Remember that night you were already in bed / Said ‘fuck it’, got up to drink with me instead”.

Hay quien pueda acusar a Japandroids de que todas sus canciones suenan igual. Y en parte puede que tengan razón si se centran tan sólo en esos gritos onomatopéyicos o los ramplones pero insultantemente efectivos “Oh yeah, alright!” que arrojan al oyente en “Evil’s Sway”. Pero cada vez que llegas a esos acordes de guitarra que se convierten en fuegos artificiales de “Continuous Thunder” te viene a la mente una imagen: tú, acompañado de tus mejores amigos, con la camiseta de HEALTH bien sudada, extenuados todos después de tantos saltos y stage divings y afónicos de tanto forzar la voz en cada verso. Y eso es exactamente lo que pretendían. Nos vemos en su próximo concierto cerveza en mano.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar