Canciones de andar por casa Canciones de andar por casa

Álbumes

Mercromina MercrominaCanciones de andar por casa

8 / 10

Mercromina Canciones de andar por casa SUBTERFUGE RECORDS CLASSICS / PIAS

Al contrario de muchas, la disolución de Mercromina llegó en el momento oportuno, cuando el grupo manchego acababa de entregar "Desde la montaña más alta del mundo" (Subterfuge, 05), disco que hacía honor a su nombre y que propulsó una inolvidable gira de despedida. Tres años después de aquel sentido adiós, Subterfuge tiene el buen criterio de reeditar su tercer largo dentro de la recomendable serie "Classics", en cuya nómina encontramos discos de Fangoria, Dover, The Unfinished Sympathy o Sexy Sadie.

Cualquiera de los cinco álbumes publicados por el cuarteto albaceteño merece una reedición como la que nos ocupa, pero tampoco sorprende que "Canciones de andar por casa" (Subertuge, 1999) sea el primer elegido. De entrada, es el favorito de muchos fans, que ven en él la culminación de una primera etapa caracterizada por la investigación creativa y el desarrollo artístico. Pero, además, contiene algunas de las mejores canciones legadas por el grupo durante su ejemplar década de existencia. Después de él, Mercromina hubo de afrontar una dura época de vacío y reconstrucción, de purga y búsqueda, traducida en otro disco inolvidable – "Bingo" (Subterfuge, 02)– que renovó su ilusión y reformuló su sonido. Buena prueba de ello es el segundo CD de este lote, el esquivo EP "Ninguna parte", que incluye material proveniente de aquellas sesiones y cuatro clips registrados en directo, en junio de 2002, en el Teatro de La Paz de Albacete.

"Canciones de andar por casa" es un álbum sentido y sensible, en el que Mercromina exprime al máximo las posibilidades del arreglo. Algunas composiciones –como "Llamas", "Enciérrame" o "Dosantos"– conservan el seco ataque de sus predecesores, pero en números como "Evolution", "Vacaciones", "Psiquiatra del corazón" o "Temblando" se impone el dispendio instrumental sin que se resienta la emoción. Con Enrique Borrajeros establecido frente al teclado, la complicidad de la Orquesta Sinfónica de Albacete y la ayuda de eminencias como Irantzu Valencia ( La Buena Vida) o Nacho Mastretta, Mercromina agrandó la leyenda de una saga que, todavía hoy, nos hace la vida un poco más llevadera.

César Luquero

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar