By The Hedge By The Hedge

Álbumes

Minks MinksBy The Hedge

6.8 / 10

Minks  By The Hedge

CAPTURED TRACKS

Sirva el primer disparo de Minks, el nostálgico y ligeramente desorientado (por la neblina que rodea a cada uno de los cortes que lo componen) “By The Hedge”, como souvenir borroso de una época que ya se ha instalado (víaCaptured Tracks y pequeños hypes firmados, en su mayoría, por chicas adictas al ruido) en un sucio rincón del panorama actual y está dispuesta a mirarse las puntas de los zapatos hasta que la manden de vuelta al limbo del que proviene. Sí, “By The Hedge” es otra suerte de hijo bastardo de la mítica C86 (cinta que antologó NME allá por 1986, que incluía rudos temas de The Mackenzies y The Shurbs, lo que por entonces se entendía como una evolución más del post-punk y que envilecía el legado de los primeros The Cure), y se mueve entre el malditismo etéreo de The Sundays y la brumosa desorientación sonora de Castanets (extirpándoles el componente folk, por supuesto).

Los chicos del abrigo de pieles de visón son Shaun Kilfoyle (cabeza visible) y Amalie Brum, viven en Brooklyn (cómo no), aunque crecieron en Boston (la lluviosa y gris Boston), de ahí que suenen a una suerte de otoño infinito (valga como ejemplo el arranque, un par de voces que se arrastran entre las hojas secas: “Kusmi”). Lo que empezó siendo un experimento lo-fi (un par de chavales grabando canciones en su cuarto) ha acabado convirtiéndose en la primera apuesta seria de la temporada en lo que a retro post-punk se refiere, a ratos ligeramente industrial (“Life At Dusk”), de lánguidos riffs desmadejados (“Out Of Tune”) y letanías forestales (“Arboretum Dogs”). Destacan los cortes que primero fueron sencillos (de siete pulgadas), el muy The Sundays (en plan muñecos rotos) “Funeral Song” y ese cielo parcialmente nublado en el que explota, de repente, como el brillo del sol que se esconde, un pop minimalista, casi de juguete (“Our Ritual” y, por supuesto, “Ophelia”).

No tienen el calado (y las posibilidades mainstream) de The Pains Of Being Pure At Heart, pero tampoco lo necesitan. Sus canciones son pequeñas (algunas, cortísimas, como es el caso de la estupenda “Boys Run Wild”, casi un boceto, un dibujo a lápiz en clave ambient pop), pero también pueden dejar cicatriz (“Bruises”). Hipnótico y gris como un desafortunado día cualquiera en una ciudad que prefiere la lluvia, “By The Hedge” es, más que un puñado de canciones, una sensación, la de estar a la deriva, meciéndote entre recuerdos de momentos en los que no fuiste especialmente feliz, pero sí estuviste contigo hasta el final. No es autocompasión, es pura nostalgia. Y encontrar un álbum que despierte un sentimiento (y que lo haga de forma tan brumosa, como si estuvieras atrapado en un sueño) no es fácil, así que, aunque el enfoque siga estando lejos del golpe maestro, el intento promete.

Laura Fernández

Minks - Kusmi{youtube width="100%" height="25"}ywGMiIDg9K4{/youtube}

Minks - Life at Dusk{youtube width="100%" height="25"}mXNZ9SDANAI{/youtube}

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar