Bunny Bunny

Álbumes

Simon Scott Simon ScottBunny

7.8 / 10

MIASMAH

Simon Scott formó parte de los míticos Slowdive, posiblemente la banda shoegaze más importante de la historia si jamás hubiera existido My Bloody Valentino, y eso tiene que marcar la carrera de uno necesariamente. Slowdive eran oceánicos, inmensos, su mirada era pura y dirigida hacia un horizonte de belleza, con voces mansas y suspiros alargados/aletargados, y cuando Scott reapareció como músico en solitario con su álbum para Miasmah, el sello de Erik Skodvin (Deaf Center), todavía quedaba mucho de Slowdive en su manera de entender la música. Las breves aventuras de Seavault y Televise no le habían funcionado, pero con los drones ondeantes y la afectación neoclásica de “Navigare” (2009) todo era como volver a comenzar. El material que fue llegando después era una valiosa aportación a la nueva ola de ambient con cuerdas trémulas y tristeza a flor de piel, desde el mini-LP “Traba” en Immune al blanco cegador y frío del single “Nivalis”.

Con “Bunny” esperábamos más de lo mismo –o sea, el mismo candor y la misma sensación de estar flotando a la deriva en un mar interminable, tan hermoso como letal–, pero al final ha resultado ser un asunto diferente, algo que enriquece el discurso de Scott y obliga a los que le venimos siguiendo desde su reaparición a estar alerta y no dar nada de lo que venga con su firma por sentado. Aunque el punto de partida ingrávido se mantiene, los elementos que dan forma a los ocho temas son de mayor masa y densidad, y en cierta manera se puede apreciar un giro hacia el lado oscuro. No es un álbum de mal rollo, ni está influenciado por el noise y el metal, pero sí que cobran un papel más decisivo recursos estéticos como baterías a contrapié como las del jazz, líneas de guitarra eléctrica que, como las de “Radiances”, dominan todo el espectro, y subidas de la marea electrónica que traen residuos del fondo de su sonido hasta la superficie. “Bunny” está más cerca del jazz noir de bandas como Bohren & Der Club Of Gore o Kammerflimmer Kollektief que de los lagos cristalinos de Bvdub, y por ser tan inesperado, su primer impacto es todavía mayor. No desentona, y a la vez se reinventa sin miedos ni dudas.

Sólo un tema da sensación de paz y calor: “Honeymoon”, el más próximo al viejo Simon Scott de vastas extensiones de ambient reflectante como un espejo. Lo que hay antes y después se puede describir como punzadas de contrabajos nocturnos y cuerdas clásicas en su textura más expresionista ( “Gamma”), distorsiones que no hunden el dedo en la llaga pero que provocan un chispazo de dolor ( “Drilla”), soundscapes cinematográficos para documentales sobre los peligros de la Antártida ( “AC Waters”) o jazz hipermoderno para chill outs siderales en zonas del cosmos extraordinariamente frías ( “Labano”). Un avance por su parte que ha dado pie a este “Bunny” que, con el tiempo, será comprendido como un álbum de culto.

Robert Gras

Simon Scott - Radiances

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

Levine

Actualidad

La mujer que disparaba a los ojos del horror

Levine siente la destrucción de hogares como propia porque este también es su hogar.

leer más
No cuela

Historias

22 cosas absurdas que haces para quedar bien

Los dejamos pasar porque en el fondo no hacen daño a nadie, por eso se siguen haciendo.

leer más
Ramo Niemi

Entrevistas

Delirios y miserias del primer 'indie' español

La editorial Contra publica ‘Pequeño Circo’, el relato definitivo sobre “los orígenes” de la escena independiente nacional, contado por sus ...

leer más
Sacco Bumf

Actualidad

Totalitarismo y perversión sexual: aquí ha pasado algo jodido

Chico conoce chica y ambos conocen al estado

leer más

Actualidad

¿Y si grabamos en cámara lenta al perro más lento del mundo?

Mi única filosofía es "dame comida".

leer más
top embarazada

Actualidad

¿A quién quieres más, al bebé o a tu vicio favorito?

Un estudio muestra cómo sufren los bebés de las embarazadas que fuman, pero María tiene algo más importante en lo que pensar

leer más
kanyeadidas

Columnas

Así es como el chándal dejó de ser un símbolo de derrota

La ropa deportiva ya no es solo para vagos y pordioseros. Ahora puedes llevar pantalones de chándal y seguir molando.

leer más
Mira Gonzalez

Actualidad

Esta escritora hará que nunca te sientas solo (pero también te volverá loco)

Quién quiere un psicólogo, si existe Twitter.

leer más

cerrar
cerrar