Brilliant Brilliant

Álbumes

Ultravox UltravoxBrilliant

5.2 / 10

Los cadáveres resucitan con ansias de volver a ser alguien. Hacía la friolera de 28 años que Midge Ure (voz y guitarra), Chris Cross (bajo), Billy Currie (sintetizadores) y Warren Cann (batería), la formación “clásica” de Ultravox, no se encontraban en un estudio de grabación. Su reunificación, con motivo de este “Brilliant” (sí, el título va con segundas), suponemos que busca con descaro tanto ganarse unos cuartos como volver a copar las primeras filas de algún festival de viejas glorias y polillas diversas. Su momento de máximo esplendor entre 1980 y 1986, justo la etapa en la que el synth-pop de ínfulas melodramáticas fue abrazado por los grandes estadios, nos queda ya algo lejos y huele a caduco. No obstante, esto es precisamente lo que la banda –adorada en sus inicios tanto por los simpatizantes del glam como aquellos new romantics que empezaban a dejarse ver– busca desesperadamente en este disco de reconciliación con su cada vez más reducido grupo de fans: tirar por la nostalgia y los medios tiempos pseudo épicos. La vieja historia que ya conocimos con Yazoo, Spandau Ballet, OMD, etc. Qué el resultado valga la pena es otra historia.

Esa apertura titulada “Live” mantiene intacto el genoma de los londinenses desde el primer segundo y nos teletransporta irremediablemente a la enajenación del Síndrome de Stendhal de “Vienna”. Pero más allá de esto, el álbum es una consecución de clichés, algo así como un grito exasperado por querer molar que acaba finalmente despertando bostezos y resulta defectuoso en su forma por la poco empática voz de Midge Ure. Valiéndose de la inspiración del “The Model” de Kraftwerk (en “The Change”) o sacando su vena más tierna en una segunda mitad dominada por los medios tiempos ( “This One” y “Fall”, del tirón, se las podrían haber ahorrado), Ultravox fracasan en su intento de firmar un producto que esté a la altura de las circunstancias. Los últimos trabajos de The Human League u OMD, dos de las bandas con las que tuvieron que competir en su momento, se comen nuevamente con patatas a este demodé ejercicio saca-cuartos.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar