Brill Bruisers Brill Bruisers

Álbumes

The New Pornographers The New PornographersBrill Bruisers

7.6 / 10

Como supergrupo que son, The New Pornographers son más bien extraños. En el momento de su formación, hace ya quince años, todos sus miembros tenían proyectos paralelos, pero no eran precisamente conocidos. Pasados los años, Neko Case se ha convertido en una de las máximas exponentes de la canción americana, Dan Bejar (Destroyer) se ha consagrado como un autor pop de estética a la vez sofisticada y decadente, y Carl Newman ha perseguido una carrera como solista que nos ha aportado grandes momentos melódicos. Podría decirse que por separado todos ellos están en lo más alto de sus carreras, así que imaginen lo que puede ser trabajar juntos... Se entiende, entonces, que hayan tardado cuatro años en dar continuidad al ya lejano Together, una colección de canciones majestuosas y firmes que tenían una de sus principales virtudes en su contención.

The New Pornographers vuelven ahora a Matador con lo que es, en palabras de AC Newman, “un disco de celebración. Después de periodos de dificultad, estoy en un lugar en el que nada de mi vida me hace infeliz, y eso se refleja en la música”. Se refiere al fallecimiento de su madre, que ya tuvo su homenaje en forma de canción con They Should Have Shut Down All The Streets, la preciosa pieza que cerraba su último trabajo en solitario. Pero también a la desgracia que azotó a la madre de Kathryn Calder (sobrina de Newman, además de compañera de banda), víctima de esa forma de esclerosis por la que todo dios se está tirando estos días cubos de agua helada por la cabeza.

Superados esos malos momentos, Brill Bruisers, su sexto álbum, es un disco que persigue transmitir la sensación de brillantez y rapidez de bandas como Xanadu y Sigue Sigue Sputnik. Los resultados no podrían ser más desconcertantes para quien haya seguido de cerca la discografía de The New Pornographers. Lejos habían quedado los tiempos enérgicos cercanos al power pop de Twin Cinema (2005), o al menos eso creíamos. De las canciones taciturnas de Challengers (2007) se pasó a las bellas composiciones adornadas por cuerdas de Together (2010), así que el siguiente paso de la banda nos lo imaginábamos sosegado y suave, más o menos como Shut Down The Streets, el último disco de AC Newman, pero no. The New Pornographers se han sacado de la chistera un trabajo que remite directamente a los inicios de la banda, con una serie de canciones que no podrían sonar más actuales y musculosas. Rehuyendo cualquier coartada retro, el supergrupo entrega en Brill Bruisers su material más entusiasta hasta la fecha.

Como bien decía Newman, estamos ante un disco de celebración en el que no caben los números reposados. En realidad sí los hay, pero son menos que de costumbre. Y se agradece, porque eso convierte a Brill Bruisers en algo parecido a la banda sonora perfecta para los últimos coletazos hedonistas del verano. Es un disco repleto de hits generacionales con teclados hiperactivos para rellenar los iPods de post-adolescentes indies con ganas de agitación y fiesta. Desde el imponente muro de sonido que se crea en la pista titular al insultante carisma de Dan Bejar en la alocada War On The East Coast, pasando por la rockera Backstairs (pese a su inicio daftpunkiano), la entrañable Champions Of Red Wine (dirigida por una Neko Case de lo más seductora) o la joya de la corona, la extraña Dancehall Domine, aquí hay material de sobra para pasarlo en grande. Ni siquiera el hecho de que sean 13 temas hace que la cosa decaiga, o que se perciba como una obra demasiado larga. Más bien al contrario, es un disco con un replay value muy alto, como se dice al otro lado del charco.

Como únicas pegas hay que señalar que los números más serenos quedan un poco deslucidos, como si estuviesen hechos con desgana, y que Newman tiene poco protagonismo para lo que venía siendo costumbre. El reparto de roles es más equitativo; parece como si el propio jefe hubiese querido delegar en terceros parte del trabajo que antes asumía, y en algún momento se le puede echar de menos. Es por eso que no podemos hablar de obra redonda, pero sí de un LP más que notable. Poniéndonos del lado de los más criticones, podríamos entender que alguien saliera diciendo que Brill Bruisers es lo más flojo que han hecho en toda su carrera, pero es que lo peor de The New Pornographers tiene más valor que lo mejor de muchas bandas, así que nadie se asuste. Toca disfrutar al máximo de este divertidísimo ejercicio de pop pluscuamperfecto.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar