PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Breakthrough Breakthrough

Álbumes

The Gaslamp Killer The Gaslamp KillerBreakthrough

7.8 / 10

Amparado en un alias que evoca depravación victoriana –el asesino de la lámpara de gas da hasta para título de una novela de horror–, escondido tras una pelambrera piojosa y una barba tóxica, The Gaslamp Killer ha creado un personaje empapado de misterio y humor negro que parece moverse entre los bastidores de la nueva psicodelia californiana como si fuera la sombra expresionista de un Nosferatu disfrazado de Frank Zappa. Que nadie se confunda, el tipo fue uno de los primeros en formular la santa invocación digital de la Costa Oeste en las dependencias de Low End Theory, cuando el ahora célebre club todavía no era “the place to be” entre los nerds del beat futurista. Ser el cofundador de semejante plataforma te da mucho empaque y respeto, y sí, William Benjamin Bensussen se lo ha ganado con creces.

Mientras infinidad de artistas afincados en Los Ángeles adelantaban al ‘originator’ y publicaban sus respectivos debuts aprovechando las ventiscas del hype electrónico, muchos nos preguntábamos por qué diablos un tipo tan conocido en el sustrato indie de la Cali Digital, un pionero de tanta envergadura, insistía con tanta tozudez en retrasar su salto a las Grandes Ligas. Desconozco la razón, pero me gusta pensar que Bensussen no ha querido aprovechar el tirón, no ha querido ser uno más; hábil y paciente pirueta que le sitúa fuera de un movimiento que él contribuyó sobremanera crear, una escisión de su propio rebaño que ha acentuado a través de sus referencias disponibles –un reguero escuetísimo de 10”, 7” y algún EP para Brainfeeder, entre otras escuderías– y, sobre todo, de sus sesiones incendiarias, llenas de coreografías espasmódicas, beats bizarrísimos, atmósferas barrocas, tenebrismo slasher y chispazos alucinatorios que son ambrosía para los fumadores de chronic.

Parece que hayan transcurrido dos eras glaciales desde que Los Ángeles se reivindicara como la capital del beat experimental, y para muchos este álbum quizás llega un pelín tarde, pero lo que no se puede negar es que el contenido de “Breakthrough” es exactamente lo que los fans esperaban del productor greñoso. Muy fácil: sobre una base muy vaporosa de dubstep y hip hop cyborg, más marcada en algunos cortes, casi imperceptible en otras probaturas, The Gaslamp Killer derrama baterías reales, instrumentación psicodélica, samples fantasmagóricos y pastillas atmosféricas de gran densidad, muy al estilo Kutmah, pero mezclado con Frank Zappa, Monster Magnet y El-P.

La cosa es impredecible y psicótica en algunas ocasiones. Acompañado de habituales del movimiento como Gonjasufi, Daedelus, Samiyam o Shigeto, Bensussen nos introduce en su mundo, un espeso barreño de sonidos psicotrópicos y ritmos reptantes que se apoya en la imaginería psicodélica del rock satánico de los años 70 y se revela ante el espectador como una masa contemporánea de música electrónica para practicantes de magia negra. Tenebroso, inundado de telarañas, psicoactivo y de serie Z a rabiar, “Breakthrough” no le tiene miedo a los barruntos abstractos más triposos: suites de violonchelos espectrales en “Veins”, efectos de psicodelia galáctica en “Father”, discursos antiguos sampleados en “Fuck”, suites de batería y distorsión eléctrica en “Keep It Simple Stupid”... A The Gaslamp Killer se la trae al pairo la accesibilidad. Hace música para él y punto.

Y bajo esa premisa, reproduce su idea corrupta del hip hop abstracto con una artillería temible. Wonky burbujeante estructurado en forma de caleidoscopio en “Peasants, Rippers & Retards”; beats mareantes estilo Aphex, sazonados con secciones de cuerda arabescas en “Flange Face”; pop pesadillesco cantado en “Apparitions”; jazz con machurrones de música giallo en “Meat Guilt”; funk enfermizo con sabor a azufre en “Seven Years Of Bad Luck For Fun”… Una demostración de compromiso con uno mismo que, por momentos, hasta resulta demasiado arcana si no estás con el ánimo adecuado para someterte a semejante disciplina. Resumiendo: si The Gaslamp Killer fuera director de cine, su obra maestra sería la Miedo Ciudad de los Muertos Vivientes. Si Lucio Fulci, en paz descanse, hiciera música, su mejor álbum se llamaría “Breakthrough”.

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

Sara Andreasson

Actualidad

Así suena el presente: un repaso diario a las canciones más frescas del momento

Nuevas savias musicales que no merecen pasar desapercibidas.

leer más
xtaylor

Historias

Suelas con historia: los 5 modelos de sneakers que cambiaron la sociedad

Iconos de las luchas afroamericanas, protagonistas de estrategias que cambiaron la forma de vender, piezas obligadas en el uniforme de las ...

leer más
porno

Actualidad

El porno tenía un plan B

Cada vez son más los y las heteros que se interesan por esta forma distinta de mostrar y disfrutar del sexo.

leer más
goulding1

Advertorial

Guía secreta para pasar el mejor Halloween en El Triángulo de las Bermudas

Gana 3 días en el Triángulo de las Bermudas con Kendrick Lamar, Calvin Harris y Ellie Goulding #BacardiTriangle #PlayGroundBacardi

leer más
branson

Actualidad

Esta startup te paga para que te vayas de vacaciones durante dos semanas

Los emprendedores buenrolleros atacan de nuevo.

leer más
skater

Actualidad

Tendencias suicidas a lomos de un skate, o este tío está muy loco

Te llevarás la mano a la boca.

leer más
chalkboard

Actualidad

La universidad para emprendedores existe y está en Barcelona

La economía creativa no se refiere al concepto de creatividad o de arte —dice Freire—, sino a organizaciones muy ágiles, horizontales, con este ...

leer más
Abuso y Literatura

Columnas

Abusos sexuales, denuncias y literatura: el episodio más vergonzoso de la Alt Lit

La joven escritora Sophia Katz publicó ayer un ensayo en el que acusa al editor de Pop Serial de abusar sexualmente de ella. El debate se enciende ...

leer más
cerrar
cerrar