Bossalinis & Fooliyones Bossalinis & Fooliyones

Álbumes

Main Attrakionz Main AttrakionzBossalinis & Fooliyones

6.8 / 10

El dueto californiano Main Attrakionz es un buen ejemplo para ilustrar uno de los problemas que afectan a la escena hip hop actual: la incapacidad de muchos grupos y artistas noveles de mantener y reafirmar en sus debuts oficiales aquello que han apuntado en sus mixtapes previas. El trasvase a veces puede ser traumático, sobre todo cuando se llega a tener la sensación de que todo el factor sorpresa y el impacto directo de los álbumes de calle se pierde, o se diluye, cuando se da el salto a la oficialidad. Es el caso de esta banda que en los últimos dos años se había convertido en una de las sensaciones del hipster rap: su visión del género, tan influida por el dirty south como por el pop electrónico, provocó cierto revuelo mediático, básicamente porque su discurso se integraba en la nueva corriente leftfield del hip hop y le daba alas y fuerza. “808s & Dark Grapes II”, la mixtape con la que se dieron a conocer internacionalmente, podía parecer una parodia del álbum de Kanye West, pero en realidad era otro producto heredero de la concepción aperturista y decididamente ecléctica del artista de Chicago, la que integra recursos del indie-pop en un contexto rap.

Llega “Bossalinis & Fooliyones”, su debut oficial, con la misión de ratificar todas esas intenciones, pero con varios hándicaps que a la postre impiden su despegue. En primer lugar, la sensación de que su apuesta ha perdido mucha de la frescura con la que se presentó al mundo. Esto se debe a un discutible cambio de orientación sonora emprendido por el dueto en esta puesta de largo: si antes orquestaban canciones de tempo lento y mucha retranca atmosférica –o lo que se llamó cloud rap, etiqueta algo difusa que, sin embargo, sitúa más o menos al grupo–, aquí han acelerado el pulso y se han vestido de gala para salir de noche al club. Y el experimento no funciona ni convence. En esta tesitura Main Attrakionz han perdido parte de aquella personalidad que les dio lustre y atractivo mediático y artístico y queda poco de la singularidad de su propuesta. Ahora suenan convencionales y en ningún caso desafiantes o frescos, y su oferta global queda algo coja.

Y en segundo término, la convicción de que el recorrido musical de la banda de momento no da para mucho más, quizás agravada por la pérdida de libertad que implica abandonar el terreno de la mixtape. La suma de ambos factores repercute en la valoración final del álbum, que se queda algo alejado de las expectativas que la banda creó cuando empezó a armar ruido en la escena. Main Attrakionz han optado por desafiar sus propias leyes expresivas, y aunque las intenciones son buenas y admirables, la manera de materializar esa ruptura es desigual e insuficiente teniendo en cuenta lo que se esperaba de ellos. Decepción contenida –en el disco hay momentos interesantes– para un debut que habíamos imaginado de otra forma.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar