Bordeaux Bordeaux

Álbumes

Robin Guthrie & Harold Budd Robin Guthrie & Harold BuddBordeaux

8.1 / 10

Robin Guthrie & Harold Budd  Bordeaux DARLA RECORDS

Hay discos que parecen hechos, escritos e interpretados para un momento muy concreto de tu vida. Sin ánimo de personalizar en exceso, pero aprovechando la anécdota para recalcar y realzar su valor evocador y cinemático, diré que en mi reciente viaje a Israel un disco ha tomado las riendas con fuerza y se ha acabado convirtiendo casi en hilo conductor único de todas mis vivencias, movimientos y andanzas. Se trata de “Bordeaux”, nueva grabación de este tándem apasionante y apasionado formado por Harold Budd, mesías del ambient, compañero de correrías de Brian Eno en los años mozos del género y figura indispensable en la crónica histórica de la música contemporánea, y Robin Guthrie, artífice, en parte, de la carrera de uno de los mejores grupos de pop de todos los tiempos, Cocteau Twins.

Ambos llevan ya una larga experiencia en esto de pergeñar discos conjuntos, desde sus lejanas colaboraciones en los 80 hasta la confección de la banda sonora de “Mysterious Skin” pasando por el díptico compuesto por “After The Night Falls” y “Before The Day Breaks”, estos últimos publicados por el sello norteamericano Darla Records, pero me atrevería a decir que este nuevo es el mejor de todos ellos, el que sintetiza con más rotundidad, eficiencia, sutileza, emoción y melancolía las señas de identidad del discurso que ambos han querido orquestar desde que decidieron unir fuerzas y compartir ideas. Aquí apenas hay secretos; mucho menos intenciones o ambiciones desmesuradas o muy rupturistas, más bien todo lo contrario: perdura la búsqueda de un ambient etéreo, fluctuante y muy nítido, de trazo eminentemente clasicista, en que la creación de atmósferas no anda reñida con el poso orgánico y la exaltación emocional.

Para aquellos que llevábamos años buscando algún disco que pudiera prolongar la estela del Vangelis de “Blade Runner”, “Bordeaux” se convierte en respuesta y solución al problema. Las conexiones, estéticas y sonoras, son tan estrechas y evidentes que basta emparentarlo con la melancólica singularidad de esa obra maestra para forjarse una idea de lo que nos aguarda en este álbum, banda sonora idónea para un viaje a lo desconocido, en soledad y con recuerdos almacenados por ordenar y archivar. Su escandalosa falta de originalidad se compensa con su aún más escandalosa y arrebatadora belleza. Nadie daba ni dará un euro por él, pero este es uno de los mejores discos de 2011.

Julio Pardo

Robin Guthrie & Harold Budd - Gaze

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar