Blues Funeral Blues Funeral

Álbumes

Mark Lanegan Mark LaneganBlues Funeral

6.4 / 10

Mark Lanegan no salía solo a darse una vuelta por las calles más oscuras de sí mismo desde 2004, cuando publicó aquel “Bubblegum”, su más grande éxito comercial hasta la fecha. Desde entonces, se ha dedicado a colaborar con Isobel Campbell, Queens Of The Stone Age, Soulsavers y The Gutter Twins, y en cada uno de estos proyectos, Lanegan se ha ido diluyendo, ha sido cada vez menos Lanegan. La proyección vocal del ex Screaming Trees, la fuerte personalidad artística que se intuye detrás de ese aspecto de lobo de mar y sus melodías oscuras de gruta alcoholizada, dan para muchos argumentos musicales. Y da la sensación de que con Lanegan uno siempre se va a quedar con ganas de más, ya sea porque hace discos cortos o muy espaciados en el tiempo, o porque da la sensación (también) de que sería perfectamente capaz de componer más si alguien fuese capaz de clavarle a la guitarra y encerrarle en una habitación.

La cuestión es que su esperadísimo regreso al territorio frontman, “Blues Funeral”, parece una consecuencia de tanta colaboración: es un disco extraño, variopinto, a ratos discotequero, a ratos demasiado suave, casi adormilado. A pesar de que la línea argumental sigue siendo la oscuridad (una especie de folk noir) y las atmósferas crispadas (algo que logra en parte en “The Gravedigger’s Song” y “St. Louis Elegy”, la pieza más fiel a “Bubblegum”), es evidente que Lanegan trata de cambiar de registro, tímidamente, y transitar por derroteros preciosistas ( “Harborview Hospital”, por ejemplo, tiene unas guitarras envolventes y una estética que recuerdan a todo tipo de grupos excepto, precisamente, a Lanegan). Si “Bubblegum” era un ejemplo de magia negra vocal y auténtica, “Riot in my House” es un disfraz de mago vacío y carnavalesco. Tampoco sirve de mucho que Lanegan se abone ahora el rock más potente ( “Quiver Syndrome”), o se convierta en un Tom Waits de juguete (en “Leviathan”). Sigue pareciendo un perro domesticado ( “Gray Goes Black”), por muy uptempo que se ponga en “Ode To Sad Disco”. A estas alturas, Lanegan no debería andar experimentando con la electrónica ( “Tiny Grain Of Truth”), ni sonar tan diáfano, ni jugar a pretender que su alma ha salido de una especie de reformatorio. Porque sigue debiéndose a los medios tiempos angustiosos ( “Bleeding Muddy Water”), a las canciones de amor herido más corruptas y a la soledad extrema. No le deseamos que se acabe convirtiendo en otro de esos artistas de cabecera cuyos discos nadie es capaz de escuchar enteros.

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

Violación colectiva

Actualidad

Violar entre 30 a una joven y subirlo luego a Internet, la nueva atrocidad viral

Brasil ostenta la escalofriante cifra de 1 violación cada 11 minutos.

leer más
anuncio

Historias

Es oficial: este es el anuncio más racista del año

Un anuncio de detergente chino causa estupefación por su racismo

leer más
reloj

PlayGround Food

¿Te imaginas llevar la comida dentro de un reloj?

La idea era caricaturizar al empresario japonés que apenas tiene tiempo para comer.

leer más
Aristoteles

Actualidad

2.400 años después, la tumba de Aristóteles podría haber sido descubierta

"No tenemos ninguna evidencia pero sí fuertes indicios que nos llevan casi a la certeza".

leer más
pederastia1

Reportajes

“Violó a una niña de 2 años y afirmó que era ella quien se ponía muñecas en la vagina”

Ni la propia familia quería reconocer que eso le podía estar pasando a la niña. Ni los jueces querían enfrentarse a esa realidad. Al final, el ...

leer más
taylor

Noticias

La absurda manera en que Taylor Swift se ha convertido en musa neonazi

¿Cúal es la conexión entre la cantante y los supremacistas blancos?

leer más
sinestesia

Actualidad

El extraño fenómeno que puede hacerte llorar al tocar unos vaqueros

¿Has oído hablar de la sinestesia táctil-emocional?

leer más
Vincent Gouriou

Actualidad

Un padre de Idaho fuerza a su hija adolescente a casarse con su violador

"Si la dejas embarazada entonces tienes que casarte con ella".

leer más

cerrar
cerrar