Bleed Bleed Bleed Bleed Bleed Bleed

Álbumes

Thieves Like Us Thieves Like UsBleed Bleed Bleed

6 / 10

Llegados a este punto del siglo, poca gente esperaba ya un nuevo disco de Thieves Like Us. La circunstancia es bastante triste, y más cuando la banda ya había conseguido llegar a su cuarto álbum. Se podría decir que el olvido del público se lo han ido ganando poco a poco, a medida que la inspiración les iba abandonando y sus recursos, antaño relucientes –aunque inspirados en ese pop electrónico elegante y adulto de los años 80s– iban perdiendo su brillo y haciéndose más tediosos, con menos substancia. El combo sueco-estadounidense nunca ha sido un grupo de álbumes notables, pero siempre han tenido algún buen single del que disfrutar en el club o en la barra de la coctelería, como aquel gozoso “Drugs In My Body” incluido en su debut “Play Music” (Sea You, 2008), que se ganó los tímidos aplausos de aquella factoría de hypes nu-raveros que conocemos como Kitsuné. Desde entonces, más que una banda de culto Thieves Like Us han sido como Sísifo cargando con la roca por las laderas del pop sintético –con coartada new wave de plástico–, un intento desesperado por llegar a un destino que, sencillamente, no estaba a su alcance. Mala suerte. Su voz cantante, Andy Grier, es algo así como la versión adormilada de Jamie Stewart de Xiu Xiu, un líder que despierta más poco amor y que no está por la labor de dejarse querer por los toxicómanos que siguen rindiendo pleitesía al italodisco a cámara lenta y el synth-pop de carácter lo-fi.

Tras la incorporación de tres nuevas caras, (Martine Duverglas, Anna De Marco y Dani Imhoff), pensábamos que la banda iba a variar sus señas de identidad y limarían los errores perpetrados en el pasado con este nuevo disco grabado a caballo entre sus casas de Berlín y París. Pero al final nos hemos topado con más de lo mismo: un pop formulaico de baja fidelidad que, más allá de ese breve rayo de luz titulado “Maria Marie”, se estanca en lo que ya fue. Oyendo una pieza como “Fatima” se entiende a la perfección por qué acaban de ser fichados por un sello de tanto pedigrí indie como Captured Tracks, pero teniendo en cuenta el gran número de interesantísimos artistas que forman parte de la escudería de Brooklyn, a Thieves Like Us este privilegio les ha llegado en el momento más inoportuno de su carrera. Quizá el prestigio de Captured Tracks les ayude a remontar el vuelo y descubrir un nuevo filón de fans, pero tendría que ser al revés: debería ser “Bleed Bleed Bleed” quien añadiera prestigio a la casa que ahora acoge a Thieves Like Us, y no al revés. Veremos si a la quinta se invierten las tornas, aunque a la banda parecen estar agotándosele las oportunidades.

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

Levine

Actualidad

La mujer que disparaba a los ojos del horror

Levine siente la destrucción de hogares como propia porque este también es su hogar.

leer más
No cuela

Historias

22 cosas absurdas que haces para quedar bien

Los dejamos pasar porque en el fondo no hacen daño a nadie, por eso se siguen haciendo.

leer más
Ramo Niemi

Entrevistas

Delirios y miserias del primer 'indie' español

La editorial Contra publica ‘Pequeño Circo’, el relato definitivo sobre “los orígenes” de la escena independiente nacional, contado por sus ...

leer más
Sacco Bumf

Actualidad

Totalitarismo y perversión sexual: aquí ha pasado algo jodido

Chico conoce chica y ambos conocen al estado

leer más

Actualidad

¿Y si grabamos en cámara lenta al perro más lento del mundo?

Mi única filosofía es "dame comida".

leer más
top embarazada

Actualidad

¿A quién quieres más, al bebé o a tu vicio favorito?

Un estudio muestra cómo sufren los bebés de las embarazadas que fuman, pero María tiene algo más importante en lo que pensar

leer más
kanyeadidas

Columnas

Así es como el chándal dejó de ser un símbolo de derrota

La ropa deportiva ya no es solo para vagos y pordioseros. Ahora puedes llevar pantalones de chándal y seguir molando.

leer más
Mira Gonzalez

Actualidad

Esta escritora hará que nunca te sientas solo (pero también te volverá loco)

Quién quiere un psicólogo, si existe Twitter.

leer más

cerrar
cerrar