Black Propaganda Black Propaganda

Álbumes

Oscar Mulero Oscar MuleroBlack Propaganda

7.8 / 10

Ya va siendo hora de que a Oscar Mulero se le haga un monumento en su Madrid natal. Pocos DJs y productores españoles han conseguido conjugar longevidad y calidad con la constancia de este estajanovista electrónico. Estuvo en el albor technoide nacional, mandó en la segunda mitad de los 90s con guante de hierro, ha pinchado en los mejores clubs y festivales del mundo, y es uno de nuestros artistas más internacionales –diría que, a veces, hasta se le respeta más en el extranjero que en su propio país, pero eso ya es otra historia–. Lo cierto es que apenas un año después del sensacional “Grey Fade To Green”, la maquinaria industrial del productor español vuelve a lanzar nitrógeno en nuestra cara a chorro, sin piedad, congelando todos y cada uno de los músculos faciales que nos quedan activo.

El Mulero de “Black Propaganda” ha reaparecido con sangre en la dentadura y ojeras, ha desempolvado el espíritu tenebrista de antaño y lo ha inoculado en un formato repetitivo, gélido, maquinal y muy, muy básico. Los que esperen una sinfonía barroca de hard techno a toda velocidad es que no le conocen. Los tiempos del hard techno primigenio han pasado, y las aventuras actuales del madrileño, aunque cargadas con la misma inquina, rezuman una maestría asombrosa en la creación de atmósferas y extirpación de melodías con lo puesto.

Mucho más desnudo que su anterior LP, reducido a poquísimos elementos e hinchado de loops que se repiten hasta la locura, “Black Propaganda” es una de las obras más maduras, complejas y desoladoras del currículum de Mulero. Parece que se ha empeñado en escupir toda la brea satánica que le quedaba en los pulmones para mostrarnos un paisaje tan árido, apocalíptico y sintético que da hasta miedo. En este álbum no hay lugar para el feeling, los sentimientos o las sensaciones: el viaje no es ni mucho menos placentero o evocador. Es desarmante, descorazonador. Está lleno de aristas, charcos congelados, tristeza y bilis industrial. Mulero ha pulido su lado oscuro hasta lo indecible, sirviendo a sus víctimas un caldo negro, tóxico y venenoso de techno glacial, inmisericorde. Paranormal Activity.

Es éste un álbum cargado de dolor, curtido en cuero, una masa extraña que sólo podemos saber que existe por su efecto gravitatorio, como la materia oscura. “Instant Widespread Of The Dirt” es un efecto dominó de techno luciferino a velocidad suave: hay tanta tensión acumulada en este track que os desgataréis las muelas de tanto apretar la mandíbula. “Intentionally False” es 4x4 con destellos metálicos, serpientes en los sintetizadores y mucho vapor en la sala de máquinas. En “Disinformation” aniquila la linealidad rítmica para romper los patrones y servirnos una tortilla de drones y unos bombos que te masacran los parietales. En “Inaccurate Information” se pasa al rollo cósmico, pero a su manera: con una programación rítmica compleja, ecos en los claps, sonidos amenazantes y azufre a mansalva… Los hijos de la desolación industrial tienen un nuevo dictador ante el que postrarse. Vicente del Bosque debería fijarse en él para el próximo Mundial: tenemos a Mulero más en forma que nunca.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar