Black Is Beautiful Black Is Beautiful Top

Álbumes

Dean Blunt & Inga Copeland Dean Blunt & Inga CopelandBlack Is Beautiful

8.3 / 10

Cambio de nombre para el dúo antes conocido como Hype Williams. A partir de ahora nos tendremos que referir a ellos usando los nombres de Dean Blunt e Inga Copeland. Que estos reflejen su auténtica identidad o si son otra máscara más es difícil decirlo, teniendo en cuenta que, como es habitual, su nuevo disco aparece rodeado de un mínimo de información y la poca que hay, de hecho, confunde más que ayuda. Porque, ¿cómo nos tomamos ese título y, sobre todo, una portada que ‘samplea’ la cabecera de la conocida revista de cultura afroamericana? Es más, aquí la mayoría de los temas ni siquiera tienen título, y en la hoja de prensa apenas se menciona que el disco fue creado en una etapa difícil para el dúo, poniendo como ejemplo el juicio al que fue sometido DeanBlunt por su supuesta participación en una serie de atracos a taxidermistas londinenses (?!). Aunque estas jugadas tienen la ventaja de permitir, una vez desbrozada la capa de despistes que suponen estas referencias extramusicales, que el oyente se sumerga sin distracciones en un universo sonoro cada vez más distintivo.

Es curioso que, con lo mucho que insisten en las entrevistas acerca de Londres como una de sus principales fuentes de inspiración, pocas veces se presta atención a cómo su música funciona, efectivamente, como un mapa de su experiencia personal en la capital inglesa. De hecho, incluso se podría decir que éste es el gran tema de su música, evocadora de un entorno urbano lleno de recovecos en los que cobijarse, fumar, bailar, emborracharse y relacionarse, con un contrapunto entre melancólico y pesimista. Dean Blunt e Inga Copeland son dos personas que intentan articular un discurso a partir de los sonidos que caracterizan su vida en la metrópolis, desde los ambientes atmosféricos hasta la trepidación rítmica nocturna. La mirada que ofrecen sobre Londres es emocional y sonicamente compleja, más allá de la apariencia uniforme que le da su producción lo-fi y la ofuscación de los sentidos que filtra todo lo que hacen. “Black Is Beautiful”, como sus anteriores discos, funciona como un mundo sonoro con capacidad inmersiva, apuntalado en una realidad geográfica pero filtrado por la marcada personalidad de sus creadores, que quizás accidentalmente, junto a productores con puntos de partida similares como Burial, estén dando lugar a una especie de folk electrónico urbano del siglo XXI.

Con cada disco que publican reafirman aún más sus constantes estéticas, explorando todas las posibilidades del filón musical con el que dieron hace unos años. Al igual que ocurría en “One Nation”, su disco del año pasado publicado en aquella ocasión por el sello Hippos in Tanks, los temas tienen aquí una duración variada, terminando en algunas ocasiones de manera abrupta sin llegar al minuto, como si perdiesen el interés o, peor, como si estuviesen jugando a ponernos los dientes largos, mientras que en otros casos el minutaje se puede alargar hasta los casi diez minutos. “Black Is Beautiful” es, pues, un nuevo catálogo de estampas impresionistas e intimistas, sustentados en sintes ominosos y sofocantes, drones envolventes, finamente matizados, así como en una percusión que esta vez suena más libre y oxigenada que nunca, incluso alternando cajas de ritmos con percusión ‘real’. En cualquier caso, también nos volvemos a encontrar con la misma mezcla de intuición y exploración combinadas con su cada vez mayor capacidad para que todo suene centrado.

Por tanto, Blunt y Copeland continuan dando una forma cada vez más reconocible a su particular interpretación de la psicodelia urbana, nocturna, narcótica y electrónica. Su amplitud emocional se mide en el espacio que hay entre las atmósferas cálidas y extrañamente acogedoras, sensualmente oscuras, junto a momentos más luminosos protagonizados por melodías pegadizas e incluso cercanas al pop, y los ritmos de club que suenan igualmente vibrantes y emocionantes, funcionando más como un recuerdo borroso de la experiencia en el club que como un intento de crear música funcional para la pista de baile. Y aunque es difícil establecer paralelismos con otros músicos, algo de hip hop se cuela en algunos patrones rítmicos, mientras que el trabajo en capas de otros cortes recuerdan al trabajo más reciente de Oneohtrix Point Never, y en ocasiones incluso suenan como una reinterpretación en el siglo XXI del synth-pop sinófilo de Japan. Aunque, si hay que ser sinceros, buscar paralelismos en su caso es algo frustrante, ya que contribuye más al despiste que a clarificar qué es lo que se va a encontrar el oyente.

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

Nike Air Huarache ID Seneaker Freaker

Historias

Nike Air Huarache ID x Sneaker Freaker Spain

Nike acaba de añadir a NIKEiD la icónica Air Huarache, zapatilla diseñada en 1991 por Tinker Hatfield. Inspirada en las sandalias de los indios ...

leer más
onedayyoung

Actualidad

Si pudiera, me quedaría a tu lado hasta el fin de los días

Jenny Lewis ha plasmado la vida en One Day Young.

leer más
Capusotto

Actualidad

¿Quién es este tipo y por qué es un ídolo en Argentina?

Ábrete una birra y dale al play.

leer más
alexxa

Historias

Alexxa: "Las camgirls no contamos como infidelidad"

En cuatro horas me visitan unas 60 personas, están una media de 5 minutos.

leer más
Slinkachu

Historias

Cuando la vida se vuelve invisible: 20 lecciones de arte urbano en miniatura

Por una nueva percepción de lo minúsculo.

leer más
Amor a distancia

Historias

10 escenas que demuestran lo complicado que es el amor a distancia

¿Cómo se sobrevive a un amor lejano?

leer más
kardashian adweek

Columnas

Kim Kardashian puede enseñarte muchas más cosas de las que crees

Kim Kardashian, o cómo pasar de ser famosa por nada a ser famosa por todo.

leer más
PKN

Actualidad

85 segundos de punk y discapacidad que asombrarán a toda Europa

Es la primera vez que se va a escuchar punk en Eurovisión, y además es SU punk.

leer más

cerrar
cerrar