Bespoke Bespoke

Álbumes

Daedelus DaedelusBespoke

6.5 / 10

Daedelus  Bespoke NINJA TUNE

Cuando oigo su nombre, pienso indefectiblemente en el bueno de Jerry Lewis haciendo de científico loco en la masterpiece “El Profesor Chiflado”. No porque el tipo produzca risa, ni mucho menos, sino porque le veo en su laboratorio, rodeado de probetas y cuencos de cristal, ensimismado en una nueva mutación de sonidos que termina explotándole en la cara y dejándole la tez manchada de hollín. Alfred Darlington lleva ya un buen trecho de camino recorrido apelando a un estilo imprevisible, kitsch, ecléctico y decididamente psicodélico. Su mixtura futurista de géneros describe a veces curvas demasiado pronunciadas. Si en su anterior trabajo, “Love To Make Music To” consiguió apurar la conducción justo al límite, esta vez, el profesor se ha pasado de chiflado. Ahí está el problema de jugar siempre en las fronteras de la locura: a veces puedes hundirte demasiado en el caos.

Resulta complicado ubicar el sonido de “Bespoke”. Electro, disco soul, downtempo lisérgico, funk marciano, synth-pop, new wave, rare groove: Daedelus consigue amalgamar todas estas acotaciones en una masa informe de electrónica hermafrodita ejecutada a distintas velocidades. Siempre con un toque lo-fi, un aroma retro futurista, un punto desencajado de glam y una tendencia a cargar las tintas a base capas y capas de sintetizadores, samples, apliques digitales, voces sedosas e instrumentación real. Por si no hubiera suficiente dispersión de ideas, el productor angelino invita a siete vocalistas distintos para que le acompañen en el grueso del tracklist. Todo un reto para los amantes de la enajenación estilística, aunque las acrobacias sin red esta vez se han cobrado un precio.

French Cuffs”, con Baths, es un delirio lynchiano que pierde todo sentido al minuto y medio; la samba-house ultracelerada de “What Can You Do?”, con la magnífica voz de Busdriver, se hace insoportable; la mezcla de 8bits, tamborileos retumbantes y voz new romantic de “One And Lonely” espeluzna cosa mala. Eso sí, hay cosas que tienen su gracia. El synth-pop gótico de “In Tatters” con la voz de Kelela Mizanekristos –muy “Twin Peaks”, si me lo preguntan– llega hondo. “Slowercase” y “Suit Yourself” son rescates en toda regla de los freak beats de Sukia. Incluso el northern soul electrónico de “Overwhelmed”, con Bilal en los gorgoritos, tiene nervio, sí, pero el bagaje positivo es demasiado corto. En esta ocasión, Daedelus se ha equivocado intentando darle una dimensión extra a la extravagancia. Demasiado extra para mi gusto.

Óscar Broc

Daedelus - Suit Yourself

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar