Benacah Drann Deachd Benacah Drann Deachd

Álbumes

Dalglish DalglishBenacah Drann Deachd

8.1 / 10

Dalglish  Benacah Drann Deachd HIGHPOINT LOWLIFE

Sería precipitado juzgar que esta época es una nueva edad de oro para el ambient, pero lo que parece suficientemente comprobado es que la música de substanciación líquida –e incluso gaseosa– goza de una tremenda salud, tanto en su acepción más planeadora y retro como en la oscurantista y fría. Si los primeros son descendientes del primer Brian Eno y un puñado de sintesistas alemanes de los años 70 –ahí entraría toda la hipnagogia, que es una manera laxa pero aproximada de reunir a todos los nuevos cósmicos–, los segundos son herederos de toda la edad oscura que comienza con la música industrial, se vuelve aislacionista a principios de los años 90 en contacto con las superfícies más frías del techno y que hoy anda desperdigada entre un cúmulo de etiquetas imprecisas –hauntology, dark ambient y así– que, de todas formas, indican la parte inhóspita y poco agradable de las texturas electrónicas. Es ahí, en esa tierra baldía, en esa zona oscura, donde encontramos a Dalglish. O al menos, a su sombra.

Dalglish, de hecho, lleva muchos años viviendo en ese yermo por el que sólo vagan almas en pena, desarrapados y apátridas del avantgarde. Su nombre es Chris Douglas y habrá quien le conozca mejor por su alias más utilizado, O.S.T., en el que ha venido editando CDs de composición amorfa desde 1998 en Phthalo, aquel sello californiano que descubrió a Dntel y a Sasu Ripatti, pero que pocas veces facilitaba las cosas al oyente ocasional con sus maniobras post-techno fuera de plano. Douglas / Dalglish, en realidad, viene del techno, pero de un techno desmontado pieza a pieza y reconstruido sin hoja de instrucciones y con alguna tuerca desaparecida durante el proceso. Lo rearma, cómo no, vía software; hay ratos en los que parece estar cerca del Aphex Twin de “Selected Ambient Works II” o los Autechre eremitas de “Confield” –por ejemplo, en “1.7.2011”–, aunque su lógica de trabajo se acerca más a programadores / músicos de nivel superior como Kit Clayton cuando fichó por Scape, el Richard Devine que amontona texturas crujientes en vez de ritmos o los prodigiosos Snd.

El elemento que juega a favor de “Benacha Drann Deachd”, segunda aportación de Dalglish al catálogo de los escoceses Highpoint Lowlife tras aquel lejano e ignoto “OtJohr” (2004) –ya acaso no tanto; a muchos les picará la curiosidad ahora que se vuelve a reeditar–, es que, por debajo de lo que parece una música encargada por el ministerio de turismo de Mordor para animar las visitas al país, subyace un fondo de melancolía que disimula la amargura, o un velo de optimismo que contrarresta el aire envenenado que circula entre estas piezas tan abstractas que por título sólo llevan fechas. El material del álbum recuerda a muchas más cosas, en especial a otro veterano que, como Douglas, ha superado fases y escenas en su largo periplo por el mundo electrónico hasta encontrar un espacio aislado, triste y por momentos impenetrable: por supuesto, James “Leyland” Kirby. “Benacha Drann Beachd” tiene aspectos de esa hauntology pesimista –una especie de post-aislacionismo impenetrable, más que una conjura de fantasmas del pasado, pero con el mismo efecto descorazonador– a la vez que trazas de clicks’n’cuts y una IDM violentamente desmigajada.

Es, se entiende, un álbum tremendamente difícil que provocará abandonos al primer intento –el inicio con “25.6.2010”, espacial y dulce, no lo pronostica, pero sí la lectura electroacústica del lenguaje de Mark Fell en “8.4.2006” o el ambient volcánico de “5.8.2001”, que escupe glitches como si fueran piedras ardientes, y así en adelante–, pero si se insiste en avanzar contracorriente es cuando, a lo lejos y al fondo, aparecen los indecisos y reconfortantes destellos de luz. En un mundo más valiente, o igual en Marte, sería un clásico instantáneo. Aquí, en el tercer planeta a partir del sol, nos conformaremos con tenerlo como serio candidato a disco experimental del año.

Javier Blánquez

Dalglish - Benacah Drann Deachd by sideb0ard

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar