Behind Behind

Álbumes

youAND:THEMACHINES youAND:THEMACHINESBehind

7.4 / 10

A mediados de la década pasada, resurgió con fuerza el culto al techno de Detroit, y la suma de esfuerzos entre la generación europea de entonces, sumada a la autóctona en Estados Unidos, dio como fruto un reguero de discos que compensaban con un exceso de celo y clasicismo los desmanes psicodélicos de lo que por entonces conocíamos como ‘minimal’. Aquel techno, mucho más atmosférico y profundo, apuntalado sobre elementos de dub, ambient y house expansivo, nunca fue la solución al problema del estancamiento creativo del género sino un contrapeso, una conciencia moral basada en principios aparentemente eternos heredados de nombres del Olimpo techno como Juan Atkins, Mike Banks y Carl Craig. La música se volvió a poblar de pads atmosféricos, de cuerdas sintéticas, de voces susurradas, incluso de vocalistas pasionales. Como suele decirse, recuperó el alma. De Echospace a Redshape, de lado a lado del Atlántico, había un lenguaje clásico que se deseaba preservar.

El movimiento fue revitalizador para la escena, aunque claramente conservador: fomentaba la producción de discos clónicos que parecían rescatados de algún dramático olvido en 1992. Lo que no quita que muchos de esos productores no fueran publicando de vez en cuando un vinilo digno de ser guardado con celo en una colección bien seleccionada, ni que a rebufo de la moda surgiera una nueva generación de productores en Detroit –de Kyle Hall a Omar-S, más la reanimación de veteranos adormilados como Moodymann, John Beltran o Theo Parrish– cualitativamente mejores que sus pares y preservadores europeos. En Europa nacían sellos pequeños y discretos como fue el caso de Ornaments –alemán, concretamente–, que se basaban en una idea de pureza tan frágil que siempre se tomaron esto del techno como una cuestión de honor, y el cuidado que ponían en cada vinilo se reflejaba en su particular ritmo de edición: en cinco años sólo han planchado 25 referencias (sin contar dos recopilatorios, los acuosos “Ornaments Symphony”), un ritmo lento que tiene que ver más con el perfeccionismo que con la falta de ideas o de hambre.

youANDme es uno de los nombres importantes de Ornaments: el dúo lo forman Daniel Ströter y Martin Müller, y aunque han editado más material fuera del sello que dentro, el equilibrio entre pulsaciones dub nerviosas y escapadas siderales que ocupa sus tracks resume muy bien el espíritu de Ornaments, y es lo que explica que en un sello tan poco dado al formato álbum –como mucho, se planchan mini-LPs en vinilo– se haya confiado en el 50% de la pareja, Martin, para trabajar en un álbum en solitario y con grandes ambiciones. El estreno de youAND:THEMACHINES se edita en triple vinilo y CD, y parece algo así como el disco perdido de Model 500 entre “Sonic Sunset” y “Deep Space”: flota como ingrávido, pero conducido por el peso constante de unos stabs rítmicos incisivos y unos bajos dub no siempre pesados, pero siempre latiendo de fondo. Sobre esas formas clásicas aceptadas ocurren otras cosas, por supuesto, y son esos añadidos –colaboraciones, arreglos, adornos– los que elevan el nivel de “Behind” y explican el porqué del título: lo que hay detrás no eclipsa el proselitismo detroitiano, pero lo enriquece hasta darle valor más allá de su lenguaje predecible: aquí y allá suenan cuerdas reales interpretadas por Olga Kholodnaia, de la Deutsches Symphonie Orchester de Berlín, y que contribuyen –como las notas de órgano eléctrico de Michal Matlak (The Analog Roland Orchestra)– a darle solemnidad a temas que no es que anden faltos de épica precisamente: los nueve y diez minutos respectivos de “Domain Specific” y “Beyond” suenan como la banda sonora de la colonización de otras galaxias.

También hay cinco colaboraciones vocales, una de ellas nada menos que de Robert Owens, pero tienen trampa: youAND:THEMACHINES no busca filtrar su influencia del deep house a través del formato canción, sino que utiliza las pistas grabadas –susurros, frases recitadas, puentes inconclusos de una melodía– para ilustrar con un toque humano lo que muchas veces se percibe como un alarde de artificialidad (no olvidemos cuál es el nombre artístico y cyborg escogido por Martin para esta aventura). “Behind” es un disco encerrado en una estética y una tradición que difícilmente le harán salir de un círculo privado de DJs exquisitos, clubes alemanes y algunos blogs complacidos con su enfoque purista; es difícil que trascienda en otros planos de la actualidad musical. Pero como ha ocurrido con algunos álbumes de la saga Deepchord / Echospace y similares, lo que hay aquí es de lo mejor que se puede escuchar a día de hoy en el todavía apasionante sector del techno con estética y ambición clasicistas.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar