Beautiful Rewind Beautiful Rewind

Álbumes

Four Tet Four TetBeautiful Rewind

7.6 / 10

Hasta fecha de hoy, Four Tet había dejado las cosas de la siguiente manera. En “There Is Love In You”, posiblemente su mejor disco de todos los que ha editado, empezó a encontrar la tecla para que funcionaran al unísono su delicadeza melódica –que venía de aquel pasado folktrónico de los primeros álbumes para Domino– y una inclinación bailable que ya empezaba a sondear espacios muy amplios. Aquel disco fue, a la vez, una pequeña obra maestra –por su armonía interior y su roce exterior de la perfección– y también una oportunidad perdida, porque pudiendo forzar un poco más la aventura bailable no acabó de redondear el viraje. Pero la semilla estaba plantada. Al poco tiempo Four Tet entregó un mix para Fabric en el que su narrativa era claramente en primera persona: Kieran Hebden compactó un discurso basado en sus recuerdos y amores más profundos basados en sus visitas como cliente al club londinense, donde pasaba por diferentes etapas y sabores –grime, UKG, deep house, dubstep, IDM, techno suave– a modo de testimonio emocional de sus años de formación. En poco tiempo, sus miedos a explorar lo que había más allá de unos beats experimentales ya se habían disipado, y todo estaba preparado para empezar a hacer música de baile, SU música de baile. Llegaron aquellos maxis en Text Records en 2012, finalmente reunidos en “Pink”, y ocurrió lo contrario que con “There Is Love In You”: en esa ocasión el desenfreno del ritmo tapaba más de lo conveniente su gusto por lo melódico. Y sin embargo, fue otro gran disco en su cuenta.

Un año después, “Beautiful Rewind” vuelve a jugar con los mismos elementos, pero utilizando una nueva combinación. Aquí entra otro factor: su amistad con Burial. Más allá de las bromas (y las teorías, algunas en serio) sobre si Burial no ha sido en realidad un seudónimo de Four Tet, está claro que ambos universos han encontrado un espacio común en el que alimentarse mutuamente y ampliarse. Y eso se nota sobre todo en “Gong”, el primer corte del álbum, donde con una textura apagada y rugosa Hebden establece lo que sería su visión de un drum’n’bass descascarillado. Es como imaginarse un viejo track espasmódico de Aphex Twin (época “Richard D. James Album”) con el tratamiento de envejecimiento color sepia de Burial. Y cocinando todos estos ingredientes –o mejor dicho, mezclando esos colores como si estuvieran dispuestos en la paleta de un pintor–, Four Tet vuelve a plantearse el reto de hacer el álbum definitivo. SU álbum definitivo. Con la introducción de una variable inexistente antes, excepto en el mix de Fabric: la de la conciencia de una tradición histórica.

“Beautiful Rewind” indica en su título un matiz de pasado –‘bonito rebobinado’, sería la traducción–, de vuelta a los orígenes, pero no cualquier origen: rewind no es sólo la palabra que indica ir hacia atrás en una cinta de cassette, sino también una técnica de los viejos DJs consistente en hacer girar hacia atrás un disco de vinilo hasta situar la aguja al comienzo de todo, o al comienzo de algún pasaje épico que se quiere compartir de nuevo con el público de la pista. Es una imagen de histeria colectiva, de felicidad, de gritos. Y con esta imaginería insertada en el genoma de “Beautiful Rewind”, Four Tet se ha olvidado bastante de las pequeñas filigranas IDM de hace un tiempo para esforzarse en una revisión muy personal de algunos estilos del continuum rave inglés, tanto el de entonces como el de ahora. Por ejemplo, “Parallel Jalebi”: es un beat atrancado con samples de R&B dulzón, en la línea de la nueva escuela de Glasgow. O “Ba Teaches Yoga”, que toma como campamento base el intelligent techno de la era Warp, pero pasado por el papel secador del sonido de Actress. En tres temas iniciales se ha pasado por el jungle, el house, el bass experimental y el techno, a modo de resumen de una cultura. Todo eso se amplía en una síntesis perfecta que resume el disco ( “Kool FM”, homenaje a las viejas emisoras piratas en la que aparecen un MC maníaco, un beat house y una ruptura del ritmo en clave breakbeat hardcore), y en nuevas pistas y obsesiones, como el grime (representado en “Crush”), el house lo-fi ( “Buchla”) y el funky house ( “Aerial”). Sumando el ambient panorámico de “Unicorn” (otra vez la huella de Aphex Twin, circa “SWA 2”) y una segunda vuelta de neo-R&B psicodélico ( “Your Body Feels”), “Beautiful Rewind” se confirma como una excelente tesis doctoral sobre el pasado y el presente de la música de baile underground en Londres.

El único problema que tiene aquí Four Tet es que, como disco de baile, le falta un detalle esencial: una narrativa individual que vaya más allá de la narrativa completa. Todo el disco es un álbum de fotos, pero cada foto es imperfecta, en el sentido de que todos y cada uno de los tracks pudieran tener una extensión más larga, un desarrollo más épico, una función más útil en manos de DJs. Se acaban pronto, cuando pudieran buscar un requiebro interesante, un reprise, o simplemente un groove más prolongado para facilitar el encaje de las mezclas. Es otra oportunidad perdida en su (hipotética) ambición de hacer el disco definitivo, pero más allá de los grandes planes, “Beautiful Rewind” es uno de los discos electrónicos más inteligentes, sinceros y complicados del año. Si a la próxima es capaz de transformar las pequeñas vistas a través de ventanas en grandes odiseas por el espacio inabarcable, probablemente ya no tenga que hacer nada más: Four Tet habría tocado techo. SU techo.

Escúchalo en Google Play

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar