Battle Born Battle Born

Álbumes

The Killers The KillersBattle Born

5.5 / 10

En su disfrutable disco en solitario, “Flamingo”, Brandon Flowers pareció recoger velas. En sintonía con el tono general del álbum, su interpretación resultaba discreta en comparación con su registro habitual. Algunos pensamos que se estaba cansando de la épica que lleva aplicando su banda The Killers desde su primer blockbuster, “Hot Fuss”. Este “Battle Born”, bautizado como su estudio de grabación (todo un gesto de autoconsagración), demuestra que el pequeño descanso fue solo para coger aliento. En sus nuevas canciones, el grupo de Las Vegas aparece más desmesurado que nunca.

Recogiendo el testigo de “Sam’s Town” e ignorando los efluvios disco de “Day & Age”, su cuarto álbum los vuelve a situar en alguna carretera perdida del desierto americano. El punto de partida no es discutible. Aunque sea paradójico para una banda que estuvo desde un principio fascinada por Europa en general y por los sonidos sintéticos de la Gran Bretaña de los 80 en particular, “Sam’s Town” , su álbum más americano, el que recordaba un poco a Meat Loaf y un mucho a Bruce Springsteen, continúa siendo su álbum más sólido. El mayor problema es que aquí no se encuentra ningún prodigio del rock dramático como “When We Were Young”, probablemente su culmen compositiva. Lo más parecido es la notable “A Matter Of Time”. Otro buen single, visto que “Runaways” ha terminado su recorrido sin haber cuajado, podría ser “The Way It Was”. “Flesh And Bone” funciona bien como intro y “Here With Me”, aunque de gusto más discutible, podría llegar a ser un éxito en el mismo planeta en el que “Hero” de Enrique Iglesias lo fue.

Sin embargo, el acostumbrado relleno de sus álbumes resulta aquí más difícil de digerir. “The Rising Tide” es una horterada de glam orquestado de tomo y lomo. “Heart Of A Girl” es plomiza. “Miss Atomic Bomb”, sin ser desechable en sí misma, contiene los gorgoritos de Flowers más exagerados de su carrera. Y “From Here On Out” podría introducirlos por la puerta grande en las emisoras de country cristiano.

La apuesta estética de The Killers resultaba a priori apetecible, al menos para quien escribe. Porque, totalmente a contracorriente, se han marcado un homenaje al rock wagneriano y al muro de sonido de Jim Steinman, prolífico productor de los 80 de, entre otros, Bonnie Tyler y Meat Loaf, cuya influencia han elevado al máximo. Pero para imaginar “Battle Born” como una ópera rock como “Calles De Fuego” haría falta más fantasía, ritmo, diversión y, sobre todo, mejores canciones.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar