Bangs & Works vol. 2 (The Best Of Chicago Footwork) Bangs & Works vol. 2 (The Best Of Chicago Footwork)

Álbumes

Varios VariosBangs & Works vol. 2 (The Best Of Chicago Footwork)

7.5 / 10

Bags Works cover

PLANET MU

Durante todo 2010, el footwork ascendió como un cohete en la curva del hype y a lo largo de este año, aunque la línea de ascenso parece haberse aplanado, sigue siendo un estilo con presencia importante en esa amplia región que llamamos “el underground”. Una importancia que ya no está tanto en su ciudad de origen, ese Chicago de barrios marginales y negros en los que ha permanecido con las décadas una conciencia de gueto, la misma que en su día alumbró ciertas expresiones sucias de rap y house, sino que se ha extendido por el plano global, a otras ciudades del mundo donde diferentes productores han ido asimilando la singularidad rítmica del footwork hasta insertarlo como un recurso más en sus discos; de todos ellos, posiblemente haya que destacar a Machinedrum –no por casualidad, también en Planet Mu–, sin olvidarnos de gente que ha ido distanciándose del dubstep de manera decisiva y ha encontrado en la crudeza del juke un material para construir un nuevo hogar de ritmos hiperactivos y coloristas, ya hablemos de Damu, Kuedo o Sully.

Sin embargo, “Bangs & Works vol. 2”, la continuación un año después del recopilatorio con el que Planet Mu puso orden en la actualidad del juke, no se preocupa por lo que pasa fuera de Chicago. Si la primera entrega rastreaba las raíces y jerarquizaba con criterio el presente, esta segunda toma –ya disponible en digital; en formatos físicos de aquí a una semana– tiene como objetivo destacar la nueva guardia: ni rastro de DJ Nate, sólo apariciones puntuales de DJ Roc, dos cortes de DJ Clent –que ya exhibió galones hace doce meses– y presencia testimonial de DJ Spinn y DJ Rashad, los artistas que más han girado por Europa y más han contribuido, desde el espectáculo, a propagar la idea más pura del juke y sus intensas batallas de baile acrobático con los pies. Al mantener –se supone que temporalmente– fuera de la escena footwork a quien no sea de Chicago, imaginamos que Planet Mu está mandando un mensaje claro: lo que parecía flor de un día es, todavía, un estilo vivo, en proceso de renovación, capaz de adoptar formas aún inéditas y de seguir inspirando a productores urban de cualquier latitud, sin tener que ir a buscarse las habichuelas por ahí fuera.

Aprovechando que la duración de las piezas es brevísima, han acabado encajando 26 cortes entre los que asoman varios nombres con los que la mayoría estamos poco –o nada– familiarizados (RP Boo, DJ T-Why, Traxman, Jlin, Boylan), pero más allá de los alias y las identidades, la fuerza de “Bangs & Works vol. 2” está en la sensación de continuum de la selección, que espanta de un manotazo, como si fuera una mosca, la posibilidad de estancamiento y repetición incómoda de ideas ya conocidas. Lo que aquí suena continúa sostenido por un breakbeat nervioso, minimalista, de baile difícil, hecho con 808s rescatadas de los ‘cash converters’, pero con menos incidencia del hip hop y del house como hasta ahora. Ejemplos: “Heavy Heat”, de RP Boo, el primer tema, se conforma con una base compuesta de un par de chasquidos y una fanfarria de metal terrorífica para, durante casi cuatro minutos, perforar el cerebro con un minimalismo a ultranza y sin piedad. En el otro extremo, “Erotic Heat” de Jlin rezuma agudos y calor, un break fluctuante y samples de voz pitcheados hacia el +8, el “Hit Da Bootz” de DJ Earl recupera el aliento gangsta que tan excitante nos había parecido en los primeras tomas de contacto con el género, y DJ Metro se pone demasiado evidente recuperando a Kool Keith en “Smak My Bitch Up”. Pero, en conjunto, la selección de Planet Mu tiende más al primer extremo que al segundo.

Cuando llegan cortes de DJ Metro y, sobre todo, DJ Clent ( “Ball’Em Up”), manda la oscuridad, la economía de recursos –un chasquido de caja de ritmos, una voz de perro, un bajo que late mortecino–, hasta el punto de poderse comparar con la dimensión más experimental del grime inglés de hace unos años ( “Y Fall”, de DJ MC, que es poco más que una bassline enervada). La herencia negra del juke, que antes se percibía en el uso luminoso de samples de soul, aquí es más sórdida –fanfarrias de trompetas funk con uso de distorsión en DJ Rome ( “Showtime”) y Traxman ( “Funky Block”)– o humorística, como la voz de helio y el piano cartoonesco que inserta Boylan en su histérico “Bullet Proof Soul”, pero está claro que los clásicos de la Motown no son ya el único alimento que estos productores encuentran en sus crates, y que incluso el material 80s que había acaparado la escena hipnagógica –¿lo que usa Traxman en la mareante “Brainwash” no es un bajo de la banda sonora de “Miami Vice”?– ha acabado cayendo en otras manos.

Pero si hay un verdadero descubrimiento aquí, al margen de matices lógicos en un género que todavía está progresando en su discurso, es el material de Young Smoke: en sus tres cortes le podemos escuchar convirtiendo el break en el sonido de una carrera de cucarachas con sampleos de la banda sonora de Bernard Herrmann para “Psicosis” ( “Psycho War”), citando a la música electroacústica de inspiración cósmica ( “Space Muzik Pt. 3”) y, en un puro ejercicio esquizoide, utilizando la más amable de las voces femeninas en “Wouldn’t Get Far”. Es con él con quien se desvanecen todas las dudas. Si había miedo por que el juke se estancara en su primer año de fama y no fuera capaz de ir más lejos, no hay nada de qué preocuparse. La escena sigue en forma, cada vez más cerca del lado oscuro y de los ejercicios al límite de la tolerancia mental, pero mejor eso que no un giro burdo hacia la comercialidad, algo que –no lo descarten– también podría darse.

Javier Blánquez

DJ Earl - Hit Da Bootz

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

monos1

Actualidad

Los bebés tienen más sensibilidad visual que los adultos… pero es un problema

Un bebé menor de 4 meses es incapaz de identificar un objeto como el mismo con iluminaciones diferentes

leer más
Jai Alai Blues

Actualidad

De cómo una huelga dinamitó el proyecto de una major league de origen vasco en USA

La ambición empresarial y una huelga acabaron por tumbar el proyecto de convertir la cesta punta en un deporte mayoritario en EEUU

leer más
Bernie Sanders Young

Ficciones

El gran secreto de Bernie Sanders

¿Cómo va a ser 'Bernie' el nombre de un hombre grande?

leer más
A girl in the river

Actualidad

“Mi propio padre intentó matarme para limpiar su honor”

Según datos oficiales del Gobierno pakistaní, más de 1.000 mujeres son asesinadas cada año a manos de sus propios familiares por cuestiones de honor

leer más
brain

Historias

El neurocirujano que abrió su propio cráneo para saber

"¿¡Qué diablos es lo que he hecho!?".

leer más
medico

Historias

16 frases lapidarias de un médico que odia ir al médico

Según este doctor, la medicina moderna está llena de matasanos. Literalmente.

leer más
TED

Actualidad

La charla TED que promete acabar para siempre con los malos hábitos

No se trata de acabar con el refuerzo positivo, sino de convertirlo en negativo

leer más
pewdiepie

Columnas

YouTube se ha convertido en una corporación mediática tan chunga como todas

Sirvió de plataforma de lanzamiento de muchos creadores, pero ahora se ha convertido en un lugar hostil para la creatividad.

leer más

cerrar
cerrar