Balance 019 Balance 019

Álbumes

Henry Saiz Henry SaizBalance 019

7.8 / 10

Henry Saiz  Balance 019

EQ RECORDINGS

En los últimos años, la escena dance con sello de procedencia español ha crecido en importancia en la escena internacional, y creo que es preceptivo y justo que se indique el trabajo de Henry Saiz en su afán por esparcir el genoma de la electrónica ibérica por el mundo. El madrileño es, sin discusión alguna, el productor español más internacional, algo así como un Pau Gasol de las cabinas, y de ahí que la prestigiosa colección de CD mixes “Balance” haya confiado en él para mantener viva la estela de gigantes como James Holden, Agoria o Joris Voorn. La decisión de la marca australiana no podía haber sido más acertada.

Sin ningún ánimo de caer en el elogio gratuito, hay que decir las cosas como son: estamos ante uno de los mejores volúmenes de la serie. Aquí hay un trabajo estajanovista de construcción y pulido melódico, un comienzo, un nudo y un desenlace que abarca dos CDs enteritos y expone con maestría las constantes que dan sentido al universo actual de este inspiradísimo DJ y productor. Mientras otros artistas de mayor reputación se limitan a cumplir con la papeleta y canjear el cheque como alma que lleva el diablo en este tipo de encargos, Saiz construye ladrillo a ladrillo una imponente catedral de electrónica progresiva y armonías cósmicas en clave tech-house, y consigue que las fronteras entre sesión y álbum se distorsionen, aportando a la poción ingente material inédito de cosecha propia, ya sea en forma de remezclas, en colaboraciones con otros artistas, bajo su propio nombre o utilizando el nuevo moniker Hal Incadenza (inspirado, en un personaje de David Foster Wallace, uno de sus escritores favoritos).

En el primer CD, nos encontramos una colección de postales que orbitan alrededor de desarrollos salpicados de psicodelia, synth-pop y referencias a estéticas pretéritas –guiños constantes a los 70 y a los 80–. En este terreno de juego, Saiz consigue que la sesión respire de forma especial, mezclando en la marmita tensión dramática, sintetizadores barrocos y paisajes nevados para clubbers sensibles. Y todo manteniendo siempre a raya los bpms, creando un estado de ánimo paso a paso, minuto a minuto a minuto, mezcla a mezcla: sin prisa y con pausa. Es la antesala perfecta para asomarse como es debido a un segundo CD embriagador en el que Saiz alimenta con más carbón las calderas: sube la intensidad y el tempo, los teclados se superponen con mayor furia melancólica, pero no se pierde en ningún momento el componente psicodélico. Tech-house progresivo de máxima calidad y trance refinadísimo: son las coordenadas sobre las que el productor español construye un trayecto ideal para las horas que preceden el amanecer, música de baile encajada con gran sobriedad y cargada de ecos melódicos que te erizan el bigote. Como ya ocurriera en la primera sección, gran parte del tracklist pertenece a nuestro hombre, lo que le da al producto un pelaje mucho más valioso que un simple top ten pinchado con cara de sueño por el hype de turno. Podría decir más, pero también me podría haber ahorrado estos 3000 caracteres con siete palabras: una de las mejores sesiones del año.

Óscar Broc

Henry Saiz @ Transitions 03-06-2011 by Henry Saiz

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar