Bad Penny Bad Penny

Álbumes

Spectrals SpectralsBad Penny

7.1 / 10

WICHITA / SLUMBERLAND

La ávida twittera Bethany Cosentino (Best Coast) escribió el pasado abril: Spectrals son mi banda/gente preferida del mundo”. Buen piropo si quieres empezar con buen pie a moverte por los círculos indies lo-fi. Por aquel entonces, el oriundo de Leeds Louis Jones había repartido una serie de EPs y siete pulgadas en sellos como Captured Tracks, Sex Is Disgusting y Moshi Moshi. De hecho, en un principio iba a publicar su álbum de debut con la discográfica de Brooklyn, pero tras unos meses sin noticias sobre ese LP, en agosto nos llegó la buena nueva: Wichita y Slumberland publicarían “Bad Penny” en Europa y Estados Unidos respectivamente. Mientras tanto, los coqueteos entre la novia de Nathan Williams y el carismático pelirrojo seguían. Juntos grabaron un cover de Blink-182 y recientemente han estado de gira. Es más, el primer adelanto de este disco, “Big Baby”, recordaba mucho al surf-pop de Best Coast, algo que no ocurría en sus primeros lanzamientos. Pero tras una escucha profunda a este trabajo la cosa ha quedado más en un guiño que en un calco canción por canción.

Estilísticamente hablando, no existe una gran evolución entre “Extended Play” y “Bad Penny”. Louis Jones, de tan solo 21 años, sigue moviéndose cómodamente por las aguas de los sonidos de las décadas de los 50 y 60. Sin embargo, las dosis de baja fidelidad aquí se han rebajado, acaso por el cuidadoso trabajo en tareas de producción de Richard Formby (Wild Beasts, Mogwai, Spectrum). Y hay un pequeño detalle que llama la atención. Si antes al vocalista apenas se le notaba su acento inglés –nosotros lo hubiésemos ubicado en California si en las notas de prensa no nos hubiesen dicho lo contrario–, en su debut lo acentúa mucho. Hasta tal punto que hay momentos en los que se asemeja a Alex Turner. Es espeluznante el parecido en “Confetti”. Pero no sólo en la voz, musicalmente también guarda gran similitud con The Last Shadow Puppets. “Lockjaw”, por su parte, encajaría bien en la banda sonora de “Submarine”, que el líder de Arctic Monkeys compuso recientemente en solitario.

Buena parte de la temática de este disco se concentra en estos certeros cuatro versos de “Big Baby”: “You crashed into me / When I was 17 / Nobody told me / Girls could be so mean”. No en vano, las canciones están dedicadas a su novia a quien conoce desde sus tiempos en el instituto, aunque el chico ya ha demostrado más de una vez su perdición por los amores imposibles (en su caso, Emma Watson, de la saga “Harry Potter”). A lo largo de “Bad Penny” va desgranando el desarrollo de esta larga relación amorosa que, como todas, ha tenido sus altibajos. Ese espíritu adolescente, casi naïf, es uno de los grandes atractivos de este álbum. Pero también la manera en la que echa la mirada atrás con nostalgia a los tiempos de Phil Spector, The Righteous Brothers y Elvis Costello. Dignas de elogio son el jangle pop de “You Can’t Live On Love Alone”, las pinceladas swing con reverb de “Get A Grip” y la recreación del Motown que hace en “Luck Is There To Be Pushed”. Sonar vintage no tiene porqué ser malo si el resultado es un cancionero tan encantador como éste, lo único negativo es que es un camino que ya han tomado muchas bandas.

Álvaro García Montoliu

Spectrals - Get A Grip from Slumberland Records on Vimeo.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar