PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Back On Time Back On Time

Álbumes

Plug PlugBack On Time

8.5 / 10

NINJA TUNE

Luke Vibert regresa con uno de sus alias más celebrados, tras mantenerlo más o menos intacto desde 1997, cual traje de superhéroe retirado. El título, la primera en la frente: desde su casa en Cornualles se escuchan las carcajadas por llamarlo “Back ON Time”, regreso a tiempo, como si justo antes de esfumarse nos hubiera citado para quince años más tarde. Así cualquiera llega puntual. Por el contenido del disco, lo previsible es que se llamara “Back IN time”, vuelta atrás en el tiempo, ya que se trata del rescate de antiguas cintas de DAT perdidas en el estudio de Vibert. Un material que complementa y ofrece una visión panorámica a una de las obras maestras de la historia del ritmo quebrado: el fantasmagórico Drum’n’bass For Papa” (Blue Angel, 1996).

Hay que tener en cuenta que en su día el mundillo drum’n’bass no tomó demasiado en serio a aquel outsider dispuesto a samplearlo todo, algo a lo que se dedicaba a jierro en su proyecto trip hop Wagon Christ. La portada del disco tampoco era la mejor tarjeta de presentación en aquella escena musical pujante, seria y ambiciosa: una foto vintage de un ilusionista vestido de chino de Flan Mandarín, que resultaba ser su abuelo, mago profesional. Es decir, doble dedicatoria familiar: papá en el título y el abuelito en una imagen estrafalaria y retro, muy alejada de los grafittis cibernéticos que ilustraban los discos de Goldie. Y su exuberancia sampladélica –músicas exóticas, películas, funk, soul– supuraba una actitud bien juguetona, más cerca del jolgorio de la ol’school hip hopera que de la abstracción callejera de, pongamos por caso, Omni Trio. Se trataba de un francotirador en la periferia, necesario en cualquier estilo: quizás sin este disco, otros outsiders como Squarepusher o µ -Ziq hubieran sonado diferentes. Y qué decir de la mitad del catálogo Ninja Tune.

Los temas de esta entrega fueron presuntamente grabados del 95 al 98, período de tiempo que en un estilo como el drum’n’bass es una eternidad: partiendo de las trazas primigenias del ragga jungle –para el que Vibert usó otro alias más reciente, Amen Andrews– el género se adentró aquellos años en la brusquedad del techstep, pasando antes por los delicados fractales rítmicos del artcore. En este “Back On Time” están aún más presentes todos estos apuntes estilísticos que en “Drum’n’bass For Papa”, quizás por ser anterior a estos géneros o todo lo contrario, por el generoso tuning que debe haber perpetrado el tío Luke antes de entregar todo el tinglado a Ninja Tune. Como mínimo, el mastering es bien actual, puesto que suena como un pepino. El disco se abre con “Scar City”, donde se combinan un bajo synth pop con voces de soul divos, beats cortados por espadas de samurái, órganos groovy, vientos reggae y un piano descuadrado a lo RZA primera época. La comparación no es gratuita: Vibert imprime en el drum’n’bass todas las buenas cualidades de un beatmaker hip hopero, con gran maestría en el uso del sampler.

Y para mostrarnos que tiene más trucos que su abuelo, convierte “Come On My Skeleton”, tema de bajos saturados y ritmo leñero muy al estilo No U Turn, en un vodevil donde aparecen y desaparecen sitares, campanas, triangulitos, cantantes de ópera y que acaba en una grabación de clases de yoga con instrucciones de relajación en la que una voz dice “you might also be going aware of your anus or genitalia”. Humor británico rural y afilado, sin duda proporcional al aburrimiento y al número de días lluviosos de esa punta del país. La sospecha de que Luke metió sus manos recientemente sobre los temas se cierne sobre “Mind Bending”, un amen break paranoico y delirante en el que aparecen ecos de sus últimos trabajos con el acid. Y a pesar de que la mayoría de los temas exhiben beats recios con poca floritura, también hay homenajes a lo que se llamó la breakbeat science: aquellos patrones rítmicos tan intrincados en los que cada compás era diferente y que sólo podías bailarlos si tienes Tourette. Una práctica en desuso y que actualmente sólo se intuye en la escena juke. Pues bien, temas como el ultraminimalista “Drum N Bass” o el obsesivo “ Yes Man” son orfebrería en este sentido. Y así podría seguir con cada una de las rolas que aparecen en este gran LP que nos muestra que con imaginación y un sampler puedes viajar bien lejos sin moverte del sofá.

Dani Relats

Plug - 'Feeling So Special'

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

phoenix

Actualidad

La novia invisible ya es una app real

Como Joaquim Phoenix en Her, pero sin enamorarse de verdad.

leer más
wifi

Columnas

Bipolaridades de la vida moderna: frenéticos por lo slow

¿Qué es más real, como vivimos o como queremos vivir?

leer más
adorasvitak

Historias

La niña prodigio que reivindicaba un mundo menos adulto

Dejemos de intentar que las chicas cambien. Mejor cambiemos nuestra sociedad.

leer más
Andrea-Wan-Exploding-Heads

Actualidad

Así suena el presente: un repaso diario a las canciones más frescas del momento

9 canciones que no debes pasar por alto.Ilustración de cabecera de Andrea Wan.

leer más
NoPeople Barcelona

Actualidad

NoPeople: por fin puedes volar por una Barcelona desierta

Ni tráfico, ni personas. Sólo las nubes pasando a cámara rápida.

leer más
Buda barrio

Actualidad

Cómo salvar un barrio entero con un simple gesto

Dan Stevenson no creía en Buda, pero sus vecinos por lo visto sí.

leer más
Suicidio y depresión

Actualidad

No tientes a la muerte: 8 retratos de la lucha contra la depresión

El artista Tushikur Rahman retrata la historia de su lucha contra la depresión y sus tendencias suicidas en 'Fatalistic Tendency'.

leer más
deathrow

Actualidad

Este restaurante cool quiere que cenes como un condenado a muerte

La lucha por ver quién es más irónico, más exclusivo y más original ha llegado a un punto que parecía intocable: el de las muertes y las ejecuciones.

leer más
cerrar
cerrar